Messi se juega su silla en la mesa de la historia

Nadie, absolutamente nadie hubiera podido prever que a falta de una fecha para terminar la eliminatoria mundialista sudamericana a Rusia 2018, Argentina y Lionel Messi estarían casi fuera del mundial de fútbol.

 

 

futbol-rusia-2018Es increíble todo lo que ha ocurrido en las eliminatorias sudamericanas que vivirán una fecha de infarto pues solo Brasil tiene ahora mismo visa para Rusia, pues el resto pende de un hilo, sobretodo la histórica Argentina. Y la voz corre como un lúgubre susurro “Messi podría perderse el que pudiera ser su último mundial”

 

 

La tabla de posiciones muestra a Brasil con 38 puntos y luego le siguen Uruguay con 28, Chile y Colombia con 26, y Perú y Argentina con 25, (estos dos con igual promedio de goles, más uno, pero los incas con 10 goles más anotados).

 

En el séptimo lugar viene Paraguay que hizo una hombrada en Colombia al remontar en los últimos tres minutos y ganar por 2-1, ellos tienen 24 puntos, detrás están los ya eliminados Ecuador con 20, Bolivia con 14 y Venezuela que tiene 9 puntos.

 

De ahí que todo se vuelva un rompecabezas de cara a la jornada del infarto del próximo martes, donde Argentina visita a Ecuador en la altura de Quito, Chile visita Brasil, Colombia viaja hasta Lima, mientras Paraguay recibe a Venezuela y Uruguay hace lo mismo frente a Bolivia en Montevideo.  

 

La cantidad de combinaciones a darse son increíbles, a Uruguay lo veo con chances más claros, obviamente, pero ahora y centrándonos en Argentina, objetivo principal de este comentario, la albiceleste depende de si misma para al menos asegurase la repesca pero solo les vale la victoria, otro resultado casi seguro los dejaría fuera del Mundial de Rusia.

 

Lo que más le conviene a Argentina es el choque directo entre Colombia y Perú, pues si Messi y compañía ganan podrían ir directamente a Rusia, ya que superarían al que pierda entre cafeteros e incas y si estos empatan lo harían de igual forma, por eso la albiceleste tiene que ganar en Quito, sí o sí.

 

En caso de empate final las reglas de CONMEBOL están claras, existen siete formas de desempatar, primero se va la diferencia de goles de forma general, de seguir la igualdad se pasa a la mayor cantidad de goles a favor, y luego al mayor número de puntos obtenidos en enfrentamientos directos.

 

Después se continuaría con la diferencia de goles en los enfrentamientos directos y después a más goles marcados en los enfrentamientos directos, si aún persistiera el empate habría que ir a más goles marcados como visitante, en este caso solo si el empate persiste entre dos selecciones, y se terminaría con el fair play, es decir el equipo que estuviera menos amonestado, aunque apuntan a que es casi improbable se llegue a tanto.

 

Lo cierto es que Argentina, uno de los cuatro grandes del fútbol mundial, pasó la eliminatoria jugando con fuego, y ya tiene las manos quemadas, tres técnicos y un juego donde no existe la asociación de antaño, alineaciones inestables y diversos sistemas de juego, y además sin garantías en las áreas pues han anotado 16 goles, (Messi 4), aquí únicamente Bolivia (14) anota menos que Argentina, y han permitido 15, el segundo equipo detrás de Brasil que menos permite.

 

De Lionel Andrés Messi, hay que destacar que en los 13 choques que ha disputado se ha esforzado a pesar de jugar con altibajos de forma individual, él cinco veces ganador del Balón de Oro, en lo que va de 2017 lleva un gol de penal y una sola asistencia.

 

Pero se le ha visto implicado, eso sí, no le han caídos los goles, y ahí es donde no puede perdonar Lionel, tuvo dos claras contra Uruguay y otra más ante Venezuela, en el choque contra Perú mandó al poste una con la puerta vacía, ante la apatía de sus compañeros y las inestables alineaciones de Sampaoli, el 10 tiene que marcar, por obligación, por capitanía y liderazgo, por ser el de los balones de oro, y ser para muchos el mejor jugador del planeta, eso hay que demostrarlo en la selección como hicieron  Pelé o Maradona.

 

Es a la hora de la verdad cuando se conocen a los jugadores universales y a Messi no se le dan bien los partidos claves con Argentina, tiene cuatro finales, tres de Copa América y una del Mundial, jugadas y todas pérdidas, en ellas suma 450 minutos de juego sin anotar goles ni dar asistencias.

 

Pero la mejor manera de hablar es la cancha, y Lionel se calzará las botas el martes, para ser el conquistador de Quito, estoy seguro que el 10 guiará a sus compañeros a Rusia, no puede ser de otra forma, hay mucho en juego, se trata del mundial, que pudiera ser el último para él, y perder en Quito sería incluso peor podría significar su salida permanente de la Selección por la puerta trasera, y más aún le costaría a Lionel su silla en la mesa junto a los más grandes de todos los tiempos.

 

Videos


Artículos Relacionados