Nunca se podrá matar una idea, una verdad, un camino, una esperanza

Que grande eres Comandante, que grade eres Ernesto Guevara, vives porque no has muerto jamás, lo único que lograron con tu vil asesinato, fue multiplicarte en la lucha, siento que hoy pudiera escribirte muchas cosas, pero no hay palabras que puedan abarcar realmente tu estatura de revolucionario incansable. ¿Qué decirte, Guevara que se acerque al lugar que te ganaste en la historia?


Decir tu nombre, decir  “Che” es algo mágico, y significa mucho. Cuando un joven, anciano o niño de estos tiempos difíciles recuerdan tu obra, tus enseñanzas…, se inspira en ti, ¡ah! no sabes como me duele no haber vivido en tu época, no haberte conocido, no poder luchar contigo en la Sierra Maestra, o no haber sido, quizás,  uno más de tu guerrilla boliviana, entonces no importaría la muerte porque morir por la libertad es vivir para siempre en el recuerdo del pueblo agradecido.


No nos conocimos personalmente y sin embargo siento que eso no es cierto, observo con orgullo tu foto, esa que acompaña desde mi niñez la pared de mi cuarto, releo tus cartas, tus escritos, y te descubro renovado a cada palabra, la fuerza de tu pensamiento se hace hoy más presente que nunca.


El imperialismo cree que moriste aquel 9 de octubre de 1967, cree que asesinarte cobardemente y hacerte desaparecer en la selva, era la forma de ocultar tu ejemplo, de silenciarte, nunca estuvieron tan equivocados en algo. Che, el imperialismo tiene pesadillas contigo Comandante, le duele verte multiplicado en la juventud del mundo, guiándolos, inspirándolos.


América Latina ya no es la misma, ha cambiado, muchos de sus gobiernos y sus pueblos luchan abiertamente contra el imperialismo neoliberal y los políticos corruptos, hoy las izquierdaz son más izquierdas, y mucho de eso lleva tu nombre, que América peleé con todas sus fuerzas por un futuro mejor tiene que ver contigo.


Que Bolivia y su pueblo tengan un gobierno como el del Presidente Evo Morales, tiene mucho de ti, pues fuiste capas de abonar con tus huesos esa tierra y sembraste de ti el corazón de ese pueblo. América latina dijo basta y echó a andar Comandante, y en esa difícil lucha te busca a cada paso para que los guíes como siempre.


Siento orgullo del bueno, de saberte cubano, argentino, y de América y del mundo, hoy todos los revolucionarios contamos contigo y con tu guerrilla incansable para continuar la lucha diaria. Ernesto, Comandante, no has muerto porque nunca se podrá matar una idea, una verdad, un camino, una esperanza.


No me alcanzan las palabras, siento que no pueden expresar lo que yo deseo, y como tú dirías, no vale la pena emborronar cuartillas, no me despido de ti, te veo todos los días, en la felicidad del niño, en la tranquilidad del anciano, en cada joven que lucha por la verdad y la justicia, en cada revolucionario.


Te veo en el rostro de cada cubano, en el brillo de mis niños que quieren ser como tú, por eso sonrío en estos momentos mirando tu foto que se muestra sabia, serena, allá desde la pared de mi cuarto, mi sonrisa es feliz, no hay tristeza, te ratifico mi compromiso y te digo: “Hasta la victoria siempre, Comandante Che Guevara”.

Videos


Artículos Relacionados

Variados