El inicio independentista de la historia Patria

La vida de un hombre está marcada por sus acciones, esas que en situaciones extremas dan fe de cuan valeroso es y ponen a prueba su entrega hacia una causa justa. Así era Carlos Manuel de Céspedes, un mortal que supo adentrarse en el corazón de la Patria con mano heroica e hizo en cada momento lo que debía hacerse para liberar a Cuba del yugo español.


El toque continuo de las campanas del ingenio La Demajagua,  aquella mañana del 10 de octubre de mil 868, hace hoy 149 años,  marcó el inicio de una etapa independentista en la que se derramó sangre mambí en los campos de lucha de la Cuba colonial.


En la ocasión y ante sus esclavos allí reunidos expresó.
“¡Ciudadanos, hasta este momento habéis sido esclavos míos. Desde ahora, sois tan libres como yo. Cuba necesita de todos sus hijos para conquistar la independencia!”


“Los que me quieran seguir que me sigan; los que se quieran quedar que se queden, todos seguirán tan libres como los demás”.


Aquellas palabras de Carlos Manuel de Céspedes y del Castillo demostraba la importancia de abolir la esclavitud para continuar entonces con la liberación patria.


El grito de independencia aquel 10 de octubre de mil 868 trazó el camino seguir por los cubanos. En la acción, Céspedes demostraba la emancipación de todos como vía para derrocar el gobierno español imperante en Cuba.


Y Sobre la libertad en el aniversario 28 de la unión de jóvenes comunistas el 4 de abril de mil 990, el Líder Histórico de la Revolución cubana Fidel Castro expresó: (…) Solo en la libertad, en el honor, en la dignidad, en las elevadas metas que puede el ser humano proponerse, puede haber verdadera dicha, puede haber verdadera felicidad.    

Videos


Artículos Relacionados