Camilo vive

Cuando decimos Camilo miles de imágenes vienen a nosotros, tan distintas, que por momentos pareciera que no se refieren a la misma persona. Y es que Camilo Cienfuegos representa lo mejor del cubano, del revolucionario, del amigo.


El señor de la Vanguardia es y será, ese hombre de pueblo que aún alcanzando la cumbre, nunca olvidó sus raíces más humildes, su barriada de Lawton, su origen obrero.


Lo visualizo como un joven alegre, atrevido, enamorado, impulsivo, pero a la vez responsable, revolucionario, que nunca se doblegó ante las vicisitudes de la expedición del Granma, de Alegría de Pío, las penurias de la Sierra Maestra, los peligros de la lucha, como el Comandante que recorrió la isla de Oriente a Occidente con la luz de la victoria segura en su mirada.


Camilo Cienfuegos, ni cien aguaceros podrían apagar los fuegos de tu recuerdo. Luchaste para el pueblo en su misma condición y fue imposible impedir el dolor causado por tu desaparición física. El mar bravío quiso cambiar las cartas de la vida y te abrazó entre el salitre y el coral para siempre.


Camilo, hoy tu ejemplo es bandera de honra y apego a los más puros ideales de la Patria. Hoy más que nunca están vigentes sus palabras cuando expresaste: “Tan altos y firmes como la Sierra Maestra son hoy la vergüenza, la dignidad y el valor del pueblo de Cuba”.

Videos


Artículos Relacionados