Benito Juárez, un compromiso en Santa Ifigenia

Jaruco, Mayabeque. La Cooperativa Benito Juárez cumple con su objeto social, producir la caña para garantizar la zafra azucarera en el central Boris Luis Santa Coloma. Su Presidente, José Rigoberto González Bacallao, no escatima esfuerzos para lograrlo, por lo que unió a su fuerza laboral, el empeño de un pelotón cañero de la Unidad Empresarial de Base de Atención a los Productores.

 


zafra-jaruco-mayabeque“Este pelotón trabaja 24 horas. Le presta servicios a las siete unidades productoras del Boris Luis, las de Jaruco, las de Aguacate y las de Madruga”.

 


Camino por la guardarraya y veo, a lo lejos, las modernas máquinas, que garantizan la calidad del corte.   No operan solas. Los hombres las manejan durante 12 horas diarias.  A las siete de la mañana ya están en el surco, desayunan, toman el buche de café y se incorporan al corte para que el compañero que trabajó en la noche pueda descansar. Este domingo, casualmente, el joven operador de combinadas, Zandier Tamaric Perdomo, trabajará durante 24 horas para cambiar al turno de la noche durante una semana… Ya se acerca su combinada. Llueve paja de caña sobre el campo… Desprende un olor agradable, dulzón, fresco… Se detiene por unos minutos, y aprovecho para acercarme él en su tiempo de merienda. ¿Cómo haces para vencer el sueño?


zafra-jovenes-jaruco“Uno se adapta. A veces a las cuatro y pico o cinco me va cogiendo el sueño… Voy al tráiler, tomo un poco de café; me lavo la cara y vuelvo a caerle arriba a la combinada”.


Zandier tiene 24 años. En esta zafra ha cortado más de 11 mil toneladas de caña. El orgullo que siente por su trabajo es el legado de sus padres azucareros.


“Mi padre se llama Pedro Fermín Tamaric Tellechea. Mi mamá, Josefina Perdomo Rojas. Para ellos es un orgullo, porque siempre han trabajado en esto y que yo siga su ejemplo, es lo más grande. Mi papá era mecánico de combinada. Yo fui mecánico también y después cogí la máquina”. Eso fue lo que vi desde que nací. La agricultura.


Junto a la combinada va el moderno tractor brasilero, neojoland 60 30, que opera Daimé Ramos Pérez. La tradición agraria corre por sus venas.


“Hace tres años que opero el tractor. Es un horario un poco difícil pero uno se acostumbra y ve resultados. Mi papá era pipero del pelotón. Yo siempre he estado trepado en tractores desde chiquito y me gusta. Tengo 24 años y desde que terminé el servicio manejo tractores”.


Ernesto Piñeiro Oliva, Jefe de Pelotón, asegura que la atención al hombre está garantizada. De ello depende también su bienestar y rendimiento en cada zafra.


“La atención al hombre está bastante buena.  Lo puedes ver allí en el tráiler comedor. Comida, desayuno, café, merienda. Se le paga la pica-pica. Ganan por las toneladas de caña que corten, cada cual por su tasa salarial.


José Rigoberto González Bacallao, presidente de la Cooperativa sigue de cerca el corte. Asegura que este será un buen año en la producción cañera de la Benito Juárez.


“De un plan de 22 300 toneladas de caña que debemos cortar, estamos es una 17 000 toneladas. Nos deben faltar unas 5 mil o 6 mil toneladas de caña, cerrando los estimados al 102 por ciento.  A 65 toneladas por hectáreas”.


Aunque el corte es importante, la cultura que se le da a la caña, es garantía de buenos resultados.
“Hacerle todo lo que lleva la caña manual y técnicamente: fertilizante, herbicida, descepe manual. Tenemos una brigada de 26 hombres en el campo descepando”.   


El Presidente de la Cooperativa Benito Juárez, Riguito, como le conocen todos los jaruqueños, contrajo un importante compromiso moral, ético…


“Tuvimos el honor de ir a Santa Ifigenia. Y allí hacer el compromiso de mantenernos, por encima de las 60 toneladas por hectáreas. Eso es un compromiso con el Comandante que no se debe incumplir. Hay que tirar aquí hasta lo último”.


Avanza la mañana y el calor es intenso. Ellos no lo sienten. Tienen la piel curtida y la voluntad fraguada con tierra, sol y dulce de la caña…

 

Fotos: Yordan Díaz

Videos


Artículos Relacionados