Nuevos agujeros en el árbol

Cada vez que culmina diciembre a Ricardo Alberto Pérez Estévez lo asalta la nostalgia, mira hacia atrás y evoca lo acontecido en los últimos doce meses de su vida. Sin embargo, para este escritor y traductor multipremiado de Jaruco, el año que dijo adiós estuvo especialmente signado por el trabajo intenso y también por las sorpresas.

Periodista: ¿Cómo ha sido el 2012 para usted?

Ricardo Alberto Pérez: Este año que terminó fue muy bueno para mí, porque para un escritor como para cualquier persona, cuando dentro de su oficio y de su vida se abren nuevas variantes, nuevas formas expresivas, nuevos modos de volver a ser quien es, es algo muy interesante.

Este año empecé haciendo algo que siempre me gustó aunque lo ejercía de modo muy informal en las esquinas con los amigos, en las descargas, que es la crítica de arte.

He tenido la oportunidad de estar escribiendo con periodicidad sobre artistas cubanos contemporáneos. Más de 30 artículos míos se han publicado en sitios digitales nacionales e internacionales.

El mundo de las imágenes visuales, de las imágenes plásticas, indudablemente, está muy ligado al mundo de la poesía, que es en definitiva el mundo de donde provengo. Y ha sido muy bueno hacerlo, porque cuando escribo arte sobre arte y trato de ejercer la crítica no puedo despojarme del poeta que soy.

He notado que cuando ahora escribo textos de ficción toda esa influencia visual empieza a hacer acto de presencia de un modo más visible en mi escritura. Y esa es una de las cosas buenas que meen principio.

P: La Feria Internacional del Libro Cuba 2013 en su edición número 22 que se celebrará desde el 14 de febrero hasta el 10 de marzo en la Isla, también ocupó parte de tu tiempo pues usted tuvo el encargo de traducir un volumen que será presentado en esa fiesta literaria. ¿Podría adelantarnos algunos detalles de ese trabajo?

RAP: Sí, fue uno de los proyectos más importantes que asumí en el dos mil 12 por encargo del Instituto Cubano del Libro. Se trata de la traducción de la única antología de poetas angolanos que verá la luz en la próxima feria del libro, que como se conoce estará dedicada a Angola.

Se trata de una extensa antología que recoge obras de 90 poetas angolanos. Fue un trabajo bastante fuerte, porque cuando se hace una traducción de este tipo no solo hay que preocuparse por el portugués, sino por una serie de africanismos que usan lo que vuelve compleja y ardua la tarea.

Pero ya es un proyecto terminado que me ocupó desde junio hasta parte de septiembre. Incluso, está terminado por los editores. En estos momentos está en los talleres de impresión. Será un libro peculiar porque el trabajo de edición lo hizo Ediciones Matanzas y el sello que va a tener es de Arte y Literatura. Se trata de un trabajo conjunto que va a ser impreso por los talleres poligráficos de la capital.

P: Desde hace varios años impartir conferencias sobre literatura cubana, especialmente sobre poesía, se ha convertido en parte de tu labor cotidiana y es algo que repetiste durante el 2012. ¿Cuánto te aporta ese trabajo?

RAP: Es una idea vieja y forma parte de un proyecto que se llama Poesía cubana: cultura y tradición, y es algo que disfruto mucho. Durante el dos mil 12 estuve a principios de año dando estas charlas con un grupo de poetas de Mayabeque, lo he hecho en San José de las Lajas, en el Instituto Cubano del Libro, en Matanzas, y por último en santiago de Cuba que está renaciendo luego del huracán Sandy.

P: Hay novedades con un poemario, (tu favorito), que escribiste hace algunos años y que has dado a conocer en tertulias y otros encuentros literarios. ¿Por fin llegará a manos del lector Vengan a ver las palomas de Varsovia?

RAP: Es cierto. En el año que terminó se realizó el proceso de edición de Vengan a ver las palomas de Varsovia. Es un libro mío que va a aparecer en la próxima Feria que casi nos toca a las puertas. Te cuento que un proceso de edición es algo maravilloso porque uno se reencuentra con su libro.

P: Y casi al terminar en el dos mil 12 recibiste otra sorpresa: la invitación para participar en la semana de la cultura cubana en Brasil, un país muy especial en tu vida profesional. Cómo fue ese reencuentro con Brasil.

RAP: Yo siempre digo que el año se pone bueno para mí después de septiembre. Siempre tengo fines de años agitados, llenos de cosas que de algún modo me enriquecen mucho. Y en esta oportunidad, de pronto se me comunicó con muy poco tiempo de antelación que iba a participar en la semana de la cultura de Cuba en Brasil, un país, por el cual tengo muchos y diversos amores.

Entonces, fui a semana de la cultura que se celebró entre el 21 y el 30 de noviembre pasado y ahí tuve la oportunidad de representar a Cuba junto a artistas de gran valía como Alexis Leyva (Kacho), Osvaldo Doimeadiós, el dúo de fotógrafos Nelson Ramírez y Liudmila Velasco, la grabadora Yamilis Brito y la cantante Laritza Bacallao.

Creo que todo quedó muy bien. Los brasileños se interesan mucho por la cultura cubana. La inauguración de la jornada fue asombrosa, más de 1 300 personas asistieron, un record para el Museo de Arte Moderno de Brasilia, un lugar extraordinario diseñado por ese gran hombre que acaba de fallecer Oscar Niemeyer.

Las jornadas fueron muy dinámicas. Allí impartí conferencias sobre Literatura cubana, un tema recurrente que se me ha hecho una idea fija. Hablé de la poesía cubana, de la narrativa, de cómo es Cuba. Sentí que los brasileños captaban la idea de cómo es Cuba en realidad, culturalmente y cómo son los cubanos en la vida cotidiana.

Pero, prácticamente sin deshacer ese equipaje, salí para Santiago de Cuba convidado para ser Jurado del concurso más importante que se realiza en la zona oriental del país y que honra a uno de nuestros más grandes íconos poéticos, el poeta José María Heredia. También allí di charlas sobre poesía cubana.

P: Tu visita a Santiago de Cuba tuvo lugar poco tiempo después del paso del huracán Sandy por esa región del país. ¿Qué impresión te causó el ambiente, la gente?

RAP: Fue al principio un poco doloroso ver a la ciudad de Santiago de Cuba con sus árboles semidestruidos, pero al mismo tiempo sentimos la esperanza.

He estado en otros lugares del país cuando pasa un ciclón y la gente está como de moco caído, este no es el caso. Los santiagueros siguen viviendo con normalidad, incluso aquellos que perdieron su casa y ahora viven en la casa de unos amigos.

Los santiagueros siguen yendo a la Casa de la trova, siguen bebiendo ron, siguen haciendo su cultura y llevando su vida cotidiana de la mejor manera posible.

Fuimos a una fábrica de tabacos donde todas eran mujeres trabajando en el torcido del tabaco y nos contaron historias dramáticas sobre la noche en que pasó el huracán. Pero, tenían un espíritu tremendo pidiendo poemas.

Entonces, yo como poeta percibí que esa ciudad, una de las más arborizadas de Cuba encerraba esta metáfora: los árboles estaban destruidos, pero los retoños eran muy contundentes, es como el ciclo de la vida, que algo muere para que surja otra cosa.

P: ¿Y en los finales del año pasado decidiste invitar a un Cambio de rueda también?

RAP: Sí, en octubre comenzó una tertulia mía en San José de las Lajas, un poco representando la provincia de Mayabeque, de un modo que mejor no pudo haber sido con un o de los escritores vivos más importante de Cuba y América Latina: Antón Arrufat.

Lo que más me gustó es que la Asociación hermanos Saíz acogió bien la idea de esta tertulia y como te decía en la que estuvo Arrufat participó un público joven que preguntó cosas esenciales por lo que Antón se sintió super bien.

Esta tertulia se llama Cambio de Rueda y se efectuará también en el 2013 los terceros viernes de cada mes. En este mes de enero estará esa mágica escritora cubana que es Soleida Ríos.

En fin, no me puedo quejar de este año, sobre todo, porque la vida me ha dado salud para hacer tantas cosas y moverme de aquí para allá constantemente.

P: ¿Planes para este año?

RAP: Publicar definitivamente mi novela Arácnidos. El máximo culpable de que no se haya publicado soy yo, porque cada vez que la leo en mi casa corro a la Editorial para cambiar algún capítulo.

P: ¿Es parte de la inconformidad de los escritores?

RAP: Hasta cierto punto es normal, pero ya lo mío con Arácnidos es patológico. (ríe) Quiero continuar con todos los proyectos que tengo y estar abierto a todo lo que la vida me proponga.

Ricardo Alberto Pérez también se tiene pendiente un libro de cuentos que lleva escribiendo hace más de diez años. También escribe algún que otro poema que va cayendo, según sus palabras y se mantiene como guionista del único programa diario de poesía en la red de emisoras nacionales, que sale al aire en Radio Progreso, es el único programa exclusivo de poesía en la radio nacional 11:30 de la noche con la conducción de Lilia Rosa López y su hijo el poeta Omar Pérez, que es quien recita los poemas.

 


Un tiempo

atraviesa a otro,
te deja los ojos pesados (minerales).
hay un tiempo
que agujerea el árbol.

Ricardo Alberto Pérez


Videos


Artículos Relacionados