Acuérdate de Barbados

Compartir con:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Marlene Caboverde

Marlene Caboverde

Periodista de Radio Jaruco y Editor Jefe de la Redacción Digítal
Marlene Caboverde

Noticias recientes de Marlene Caboverde (ver todo)

¡Qué linda!, pensaba quizás la joven cubana de 17 años Virgen Filezala, mientras contemplaba su primera medalla aquel 6 de octubre de 1976 cuando regresaba a su patria.

Vea también : Crimen de Barbados, cronología mínima

Es posible que Carlos Leyva hiciera una broma en el avión para sacar algún destello en los ojos azules de Nancy Uranga, o que Julio Herrera evocara a su bebé de seis meses de nacido.

Tal vez algunos leían mientras otros dormían para acortar el tiempo del viaje pero, con toda seguridad, los 24 integrantes del equipo cubano Juvenil de Esgrima soñaban y eran felices.

Aquel día también tejían en la mente su porvenir, los guyaneses que venían a Cuba a estudiar Medicina y los restantes pasajeros (73 en total), así como la tripulación que iba en el D-C 8 de la aerolínea Cubana de Aviación.

Pero Freddy Lugo y José Vázquez García (nombre falso que dio Hernán Ricardo Lozano), dirigidos por Luis Posada Carriles y Orlando Bosh, convirtieron el vuelo en una tragedia, y enlutaron así a decenas de familias y a millones de cubanos.

Ellos fueron los autores materiales del atentado terrorista que provocó la explosión de la aeronave en pleno vuelo.

Cuentan los expertos cubanos que participaron en el rescate de los cadáveres y estuvieron a cargo de la investigación, que emergieron del mar solamente quince cadáveres, y solo uno fue reconocido sin auxilio de las técnicas forenses, el de una niña. La mayoría de los rostros y los cuerpos quedaron destrozados.

Para el terrorista Posada Carriles (autor intelectual), “El sabotaje fue el golpe más efectivo que se haya realizado contra Castro.” (Declaración publicada por el Miami Herald el 10 de noviembre de 1991 con respecto al crimen de Barbados.)

Ya transcurrieron 43 años de aquellos sucesos pero cada vez que regresa octubre, el dolor resurge en la herida incurable de los familiares de las víctimas y de todos los cubanos.

La hija de Wilfredo Pérez, el piloto de la nave expresó en una ocasión:
“Cierro los ojos y me acuerdo como si fuera hoy….mi mamá me dio la noticia y empecé a gritar. Luego vino el entierro. Yo sabía que él no estaba en ninguno de esos ataúdes.”

Ninoska Fernández Cejas, hija del tripulante, Ramón J Fernández quedó marcada para siempre:
“De mi papá sólo se encontró la gorra del uniforme. Cuando se fue le pregunté lo de siempre: ¿Cuándo vienes? -Mañana por la mañana, me respondió. Y nunca regresó.”

Marisela Leyva González, hermana del esgrimista Carlos Leyva quisiera borrar octubre del calendario:
“Estos día me ponen extremadamente mal, me deprimo mucho sobre todo cada vez que imagino la explosión del avión en el aire o escucho la ininterrumpida comunicación con la torre….”

!Tenemos una explosion y estamos descendiendo inmediatamente, tenemos fuego a bordo!

¡cierren la puerta, cierren la puerta!

¡cu-455, tenemos emergencia total, continuamos escuchando, respondan!

¡Eso es peor, pégate al agua, Felo, pégate al agua…..!

Esas voces persisten como tatuajes dolorosos en la memoria que repiten al mundo: ¡Acuérdate de Barbados!

Ese es el eco que clama todavía por la justicia, mientras regresa la lágrima y otra vez estalla la advertencia de Fidel al Imperio: “Cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla.”

 

 

 

 

 

Fotos tomadas de Internet.

Marlene Caboverde

Periodista de Radio Jaruco y Editor Jefe de la Redacción Digítal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *