Como en un eterno 26

Compartir con:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Marlene Caboverde

Marlene Caboverde

Periodista de Radio Jaruco y Editor Jefe de la Redacción Digítal
Marlene Caboverde

Noticias recientes de Marlene Caboverde (ver todo)

¿Qué significa hacer de cada día del almanaque un 26?

La invitación del Presidente Díaz Canel de convertir cada compromiso en un Moncada victorioso, nos recuerda este 26 de julio de 2019, cuán bella es la herencia que nos ha concedido la Patria.

Y es que cuando uno piensa en los jóvenes de aquella epopeya gloriosa, lo que colma el espíritu, por sobre todas las cosas, es su extraordinaria fortaleza para resistir y defenderse con tan poca cosa, como decía Haydée la heroína del Moncada.

Ellos fueron en busca de la vida y del sueño de un futuro mejor para Cuba, una aspiración que permanece porque aunque tienen los visos de estos tiempos, otros rostros, nuevas palabras, diferentes desafíos, lo esencial que es el pueblo, late, emerge, vive en esta obra igual de real y maravillosa.

Hoy el contexto es distinto, pero las intenciones y los propósitos del Imperio son los mismos, advierte el Presidente cubano quien nuevamente echó a volar el ideal de “pensar como país”.

Y alertó, “… porque nadie va a pensar por nosotros, y el gigante con botas de siete leguas (…) hace tiempo dejó de ser una metáfora visionaria de Martí para transformarse en una fuerza expresa de lo que nos espera…”

La seriedad y la pasión en cada cosa que se hace, en cada centímetro del camino es fundamental, se desprende de sus palabras, y explícitamente convocó otra vez, “A exigir, a controlar, a desterrar la rutina y a verificar, en los hechos, si la fórmula que empleamos ayer es efectiva o hay que renovarla”.

Cada alerta, cada consejo, cada exhortación suya tiene los matices de los Padres de la Revolución, de modo que continuar conectados a esos ideales de cambiar todo lo que debe ser cambiado, pero sin hacer concesiones, es la clave para sostener el proyecto de esa Cuba nueva y nuestra que queremos.

Si perseveramos en transformar esos principios en conducta ante la vida, ¿quién podrá entonces posponer nuestros sueños más caros, quién tendrá el poder de derrotarnos el hambre de seguir?

Nuestro país sigue siendo Abel, Boris, Renato, sigue siendo Fidel, sigue siendo, sin el más mínimo asomo de dudas, un eterno 26.

Marlene Caboverde

Periodista de Radio Jaruco y Editor Jefe de la Redacción Digítal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *