“Constitución + Realidad + Continuidad”

Compartir con:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print

Los cubanos que tuvimos la oportunidad de leer, analizar y luego debatir el Proyecto de Constitución de la República de Cuba, entre agosto y noviembre del pasado año, cuando se llevó a consulta popular en barrios y en centros educacionales y estudiantiles, podemos ver hoy que la nueva Carta Magna sí tuvo en cuenta la opinión del pueblo, al establecer una comparación entre lo que anteriormente decía, y lo que hoy refleja.

Lo anterior lo puede reafirmar porque como miles de ciudadanos siento que mis sugerencias se tuvieron en cuenta. Recuerdo que una de mis intervenciones cuando analizábamos el entonces proyecto, me detuve en el Título V: Principios de la Política Educacional, Científica y Cultural; hoy modificado en la nueva Ley de leyes en su Título III, pero como: Fundamentos de la Política Educacional, Científica y Cultural.

Anteriormente, en el Artículo 95, en su inciso a) exponía que… “se fundamenta en los avances de la  ciencia y la tecnología,  la  tradición pedagógica progresista cubana y la universal.” Muchos nos percatamos que a ese texto le faltaban términos claves que especificaran más el valor de la creación artística cubana y por tal motivo ahora están presentes las palabras creación, innovación y pensamiento; argumentos suficientes para definir a Cuba como vanguardia en esas áreas de desarrollo.

Otros de los incisos por los cuáles mis colegas y yo nos pronunciamos durante la consulta popular del Proyecto de Constitución, fueron en los j) y k), del Título antes mencionado; los que exponían: “defiende la identidad y la cultura cubana, vela por la riqueza artística, patrimonial e histórica de la nación y  por  su  salvaguarda.  Los  bienes  que  conforman  el  patrimonio  cultural de la nación son inalienables, imprescriptibles e inembargables, y protege  los  monumentos  de  la  nación  y  los  lugares  notables  por  su belleza natural, reconocido valor artístico o histórico.”

En tal sentido, coincidimos en que existían palabras muy teóricas que pudieran opacar el mensaje del párrafo y propusimos prescindir de ellas. Para beneplácito nuestro en la Constitución actual justamente excluyeron esas palabras que tendían a opacar el Artículo 95.

Si usted se pudo dar cuenta esa anécdota que acabo de hacer, es solo un ejemplo de las miles que pueden contar otras personas que como este periodista está orgulloso de que se le tuviera en cuenta para mejorar y modificar el principal documento que nos ampara como ciudadanos en este país.

Lo cierto es que la nueva Constitución que se llevará a Referéndum este domingo 24 de febrero, no es más que el reflejo de la realidad que vivimos, de la que estamos construyendo y a la que pretendemos llegar.

De que puede perfeccionarse  por el camino, tomando algunas decisiones, experimentando en busca de estabilidad y bienestar, es verdad, pero con una ley legítima que nos ampare y proteja… andaremos seguros y confiados.

Este 24, justo cuando celebramos el aniversario 150 de nuestra primera Constitución, diremos #SíporestaCubasoberana que no entiende de opresión, sino de libertad y esperanza. Daremos un #Síporlasconquistasyporlacontinuidad.

Yuniel Rodríguez

Periodista