Cristina y Calimbao

Compartir con:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Francisco Martínez Chao

Francisco Martínez Chao

Periodista y colaborador de nuestro Sitio Web
Francisco Martínez Chao

Noticias recientes de Francisco Martínez Chao (ver todo)

La Ciudad Condal de Jaruco contó a mediados del siglo XX con una pareja de limosneros de linaje. Él, era de piel tan oscura como el fondo de una furnia, y ella una rubia desdentada que jamás usó dentífrico ni champú, aunque caminaba con aires nobiliarios por las empinadas calles del pueblo.

¿Quiénes eran estos personajes populares?

La mujer magra de carnes y alta como una caña brava, respondía por Cristina, mientras que el moreno de la piel ceniza por la ausencia del agua y jabón, decía llamarse Calimbao.

Lo cierto es que ambos fueron, el Rey y la Reina de la corte de vagabundos que señoreó por las calles, comercios y restaurantes en busca de un mendrugo para mitigar el hambre anidada en sus rugientes y desvalidas tripas.

El monarca Calimbao cobijaba la cabeza con un desvencijado sombrero, mientras la Soberana Cristina cubría la suya con un agujereado pañuelo de seda, que encontró junto a un raído camisero de guinga, en una de sus frecuentes visitas al basurero municipal.

A la hora del almuerzo y la cena, la popular pareja esperaba por la caridad pública y por las sobras del Café Europa, que casi siempre consistía en una ración de arroz con frijoles, agua del tiempo y café.

Y así días tras días, mes tras mes y años tras año hasta que…..

….Un mal día a Cristina la despertó el agonizante ronquido de Calimbao. Un infarto furtivo penetró en el noble corazón de su compañero de pintorescas fantasías, para dejarla sola en aquella época de urgencias.

Unos meses después la Reina del vagabundaje jaruqueño se durmió en uno de los asientos del parque para no despertar jamás.

Francisco Martínez Chao

Periodista y colaborador de nuestro Sitio Web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *