Cuba en los ojos de Oscar

Compartir con:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print

“Conocer a Cuba en forma de turista es una cosa, vivir verdaderamente Cuba, es otra”.

Oscar Rivero. Periodista y Fotoreportero Mexicano del Estado de Yucatán, Ciudad de Mérida.

Estábamos sentados viendo La Voz España, esperábamos la participación del último concursante. Apareció un trío, ellos cerrarían el programa.

¡Esos son cubanos!, dijo Yuniel.
Efectivamente lo eran.

La Habana. Foto Oscar Rivero

El trío armó una fiesta durante el programa que puso a bailar a los conductores. Y a nosotros, a cantar.
Estaba la tía Juana, Yuniel y Noel, su mejor amigo. Coreaban la letra de “Lágrimas Negras”, tenían la mirada perdida viendo a sus compatriotas triunfar, sus pies caían una y otra vez sobre el suelo. Se veían orgullosos, llenos de alegría, bien representados. La canción la conocen muy bien, el ritmo lo llevan en la sangre.

Quizá no se hayan dado cuenta de lo que hicieron, yo lo hice. Lo disfruté muchísimo, me sentí verdaderamente emocionado por estar en una situación así. Los veía de reojo, los escuchaba y se me enchinaba la piel. No exagero.

De eso no hay foto. Y si la hubiera, la guardaría con mucho celo.

Con todo respeto a los habaneros, pese a que con ellos he conocido su lado rumbero, creo que en Madruga conocí a los cubanos. Los de esa esencia hospitalaria cuya nobleza para compartir es impresionante. El tío Efrén, padre de Yuniel, es ejemplo de ello: un hombre que se cansa pero que lo calla; que trabaja y se enorgullece; un hombre admirado pero humilde. El hombre de las mil batallas, como le dice mi amigo Yuniel, que por cierto, sigue su ejemplo.

Niños cubanos. Foto Oscar Rivero

Conocí a los cubanos que ante la adversidad existe el ingenio, desde el vecino que tiene palomas tan entrenadas como si fueran perros, hasta mecánicos que siguen haciendo funcionar tractores viejísimos. Al cubano que todo aquel que lo rodea es familia y que su cultura la llevan arraigada a todos lados. Al cubano guajiro.

Conocer en forma de turista es una cosa, vivir verdaderamente Cuba, es otra.

Aún me quedan unos días aquí, vaya que lo estoy disfrutando.

“Contigo siempre están, Cuba. Aunque les cueste morir”. Perdón por modificar la letra.

CRÓNICA REDACTADA EL 10 DE JUNIO A LAS 15:35, INSPIRADA EN LA POBLACIÓN DE MADRUGA, MAYABEQUE

Yuniel Rodríguez

Periodista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *