El circo Pubillones en Bainoa

Compartir con:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Francisco Martínez Chao

Francisco Martínez Chao

Periodista y colaborador de nuestro Sitio Web
Francisco Martínez Chao

Noticias recientes de Francisco Martínez Chao (ver todo)

En la mañana del 25 de abril de 1917 llegó a la estación ferroviaria de Bainoa el famoso circo Pubillones, la Gran Compañía Ecuestre de Cuba que fuera fundada en 1898 por el asturiano Manuel Pubillones, secundado por su hermano Santiago, apodado el Coronel.


Pues este señor que jamás estuvo en las filas del ejército, fue el que arribó al pueblo más frío del país con la lujosa tropa de malabaristas, equilibristas, ilusionistas y hasta un payaso enanito llamado Mamerto, junto a caballos, monos, perros, cabras, elefantes y hasta leones.

Imagínense que los 50 integrantes del Circo Pubillones, más la enorme carpa con su andamiaje y los animales domesticados que participaron en los 30 números del espectáculo abarcaban 8 vagones tirados por una locomotora de vapor, rentada por los directivos de la Gran Compañía Ecuestre.

Durante los tres días de funciones en Bainoa, acudieron vecinos de ese pueblo y de las sitiería cercanas San Pedro de Río Blanco del Sur perteneciente a la jurisdicción de Jaruco, y hasta un reportero del periódico El País, incluyendo a un tal Ponce de León, su corresponsal en la Ciudad Condal de Jaruco.

Bien temprano el 28 de abril los armadores del Circo Pubillones comenzaron a desmantelar la carpa, para al filo del mediodía partir locomotora rugiente hacia la bella y hospitalaria villa de Matanzas.

Francisco Martínez Chao

Periodista y colaborador de nuestro Sitio Web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *