Joseito en Jaruco (+ Fotos y Video)

Compartir con:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Francisco Martínez Chao

Francisco Martínez Chao

Periodista y colaborador de nuestro Sitio Web
Francisco Martínez Chao

Noticias recientes de Francisco Martínez Chao (ver todo)

Los vecinos desde los balcones saludaban con respeto y alegría al morador de la casada marcada con el número 658, cuando este salía en su habitual paseo por la habanera calle Gervasio.

Joseito Fernández el Rey de la melodía

-¡Adiós Joseito! – Le decía panchita sonriente, mientras tomaba en el umbral de la puerta el sorbito de café, que siempre colaba a las tres de la tarde.

El Rey de la Melodía sonría y le hacía una reverenciaba a la rechoncha mulata, que conocía desde que ella era uno de los bombones del barrio Los Sitios, y él un bisoño y espigado ruiseñor.

José Fernández Díaz, enjuto de carnes, de cara larga y unbigote bien dibujado que le ennoblecía el rostro, visitó a la Ciudad Condal de Jaruco el 24 de junio de 1955 con la Orquesta Cosmopolita.

Dicen que en Jaruco Joseito Fernández cantó en el Liceo sus composiciones y en el parque improvisó décimas con poetas locales, entre los que figuraba Francisco Reyes, el Cacique Jaruqueño.

El Rey de la melodía poseía una voz agradable, armoniosa, potente e inconfundible, que atrapó al público, que le aplaudía y le solicitaba que interpretara nuevamente la guantanamera.

Esa fue su creación más famosa, que en 1943 cantaba en la CMQ para describir hechos de la Crónica Roja. Un repentista de esa planta radial escribía las décimas y joseíto le añadía el estribillo: Guantanamera, guajira guantanamera.

Gracias Joseito Fernández por tu paso por la tierra cubana, por tu hechizo musical y por haber sido un hombre de bien, admirado por Cuba entera y en especial por la gente de Jaruco, aquella noche del 24 de junio de 1955.

Él falleció en La Habana el once de noviembre de 1979.

Francisco Martínez Chao

Periodista y colaborador de nuestro Sitio Web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *