La copa de Michelena

Compartir con:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print

Exuberante se erige esta copa creada por un artista de #Jaruco en la céntrica esquina de 5ta y 42, en la zona residencial de Miramar, en La Habana. La altura entre las dos piezas que conforman la escultura sobrepasa los tres metros.

Se trata de La Copa Decorativa, de Cirilo José Oliva Michelena que engalana desde la década del 30 del siglo veinte la zona más codiciada por magnates, políticos y artistas de la #Cuba antes de 1959: el extenso y amplio paseo de 5ta avenida.

Sobresalen como elementos de alto valor artístico de la Copa de Michelena, las figuras a relieve al estilo greco-romano, quizás aludiendo a los dioses de dichas mitologías. Y también la antorcha de la cúspide en señal de faro o guía.

Según el propio autor, la obra de arte se concibió por encargo de Carlos Miguel de Céspedes, Ministro de Obras Públicas durante el último gobierno de Gerardo Machado, quien se llevó todos los lauros de la instalación de la pieza.

En ese período el artista contribuyó con su prolifera obra en el ornamento del Capitolio Nacional y otras instituciones políticas y educativas del país. Y aunque el destino de muchas se desconocen, destacan “El entierro de Cristo” y el “Busto de Carlos Manuel de Céspedes”, expuestas ambas en 1925 en el Salón de Bellas Artes, en La Habana.

A su tierra natal, la Ciudad Condal de #Jaruco, le dedicó Cirilo José Oliva Michelena “Los Chorritos de Jaruco”, y para Cuba y el mundo legó La Copa Decorativa de 5ta y 42.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *