La Voz de Cristal deslumbró a Jaruco

Compartir con:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Francisco Martínez Chao

Francisco Martínez Chao

Periodista y colaborador de nuestro Sitio Web
Francisco Martínez Chao

Noticias recientes de Francisco Martínez Chao (ver todo)

En la noche del 24 de Junio de 1929 los jaruqueños y jaruqueñas que asistieron al Gran Baile de la fiesta patronal, quedaron deslumbrados con el cantante de la Orquesta de Cheo Belén Puig.

Su dulce voz lo convirtió en la figura de mayor arraigo en el horizonte musical cubano en las primeras tres décadas del siglo XX.

¿Y Quién era ese famoso divo?

Pablo Quevedo era su nombre, pero los admiradores y admiradoras de la Isla lo bautizaron con el hermoso apelativo de La Voz de Cristal.

Testimonios de los entendidos de aquella época, cuentan que no tenía una voz de mucha extensión, pero la modulaba tan bien que adormecía al auditorio. A veces tras prolongados aplausos tenía que repetir su versión de Campanitas de Cristal, como sucedió aquella noche en la Ciudad Condal.

Lo triste es que Pablo Quevedo nunca pudo grabar un disco, a pesar de de la calidad vocal y la innegable popularidad. Padecía de Tuberculosis, una enfermedad mortal en aquellos años de urgencias. La disquera RCA Víctor le cerró las puertas de sus estudios por temor al contagio.

La Voz de Cristal dejó de existir el 10 de Noviembre de 1936 a los 28 años de edad.

Su entierro resultó un acontecimiento nacional. Estoy seguro que en Jaruco también le lloraron.

Francisco Martínez Chao

Periodista y colaborador de nuestro Sitio Web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *