Los bosques de Martí

Compartir con:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Marlene Caboverde

Marlene Caboverde

Periodista de Radio Jaruco y Editor Jefe de la Redacción Digítal
Marlene Caboverde

Noticias recientes de Marlene Caboverde (ver todo)

“Denle al vano el oro tierno/ Que arde y brilla en el crisol/ A mi denme el bosque eterno/Cuando rompe en él el sol”.
José Martí

En Jaruco crecen tres bosques singulares que tienen la esencia de un hombre que vivió para amar y crear: nuestro José Martí. Tres son las escuelas que hasta ahora tuvieron el acierto de fundarlos: las primarias Rubén Martínez Villena, en el poblado de Caraballo, Blas Roca Calderío, en la comunidad de Mendosa, y la Escuela Especial Camilo Cienfuegos, ubicada en las inmediaciones de la ciudad cabecera.

Pero no se trata de una iniciativa local, sino de un proyecto instituido oficialmente en Cuba y diseminado con muy buenos resultados por todo el país.

Dicen, que los árboles son los sueños de la vida. Quizás por ello Martí los amó tanto y por esa misma razón, crear en Cuba los Bosques Martianos fue una de las maneras más especiales surgidas para honrarlo.

La idea orinal fue de Rafael Rodríguez Ortiz, Promotor de la Cultura en el municipio de Ariguanabo, quien logró la inauguración del primer Bosque Martiano en ese territorio, el 19 de mayo de 1994.

El proyecto echó raíces y se convirtió en un Programa que se desarrolla hasta hoy bajo la dirección del Ministerio de Educación con el nombre: Creación y conservación de bosques: un acercamiento a José Martí, a la cultura de la naturaleza.

Desde entonces, los Bosques Martianos crecen generalmente en áreas pertenecientes a las escuelas. Casi siempre son los niños, adolescentes y jóvenes quienes siembran y señalizan los árboles con la guía de los maestros, y muchas veces cuentan con el apoyo de silvicultores.

Este tipo de floresta se distingue además por las especies que José Martí mencionó en su Diario De Cabo Haitiano a Dos Ríos. Entre ellas están, el Algodón, Almácigo, Ateje, Bagá, Cacao, Café, Caimito, Caimitillo, Caña, Caoba, Cedro, Coco, Copey, Ceiba, Dagame, Ébano.

Una vez creado, el Bosque Martiano se convierte en un lugar especial para los colectivos pedagógicos porque ofrece mil posibilidades para instruir y educar. No solo se trata de llevar a la práctica el pensamiento del Apóstol relacionado con la naturaleza, sino también de fomentar una cultura ambientalista desde las primeras edades.

Vale destacar la inserción de la comunidad al programa y el aporte de los trabajadores de otros organismos, organizaciones e instituciones sociales, cuando se conoce del deterioro de la superficie boscosa en el planeta.

El 28 de enero se conmemorará en Cuba el aniversario 160 del natalicio de José Martí. Ese día los Bosques Martianos de Jaruco y de toda Cuba se iluminarán con versos y canciones dedicadas al Maestro. También en esa fecha se plantarán otros árboles como para anunciar la continuidad de la vida, la esperanza y el amor.

Marlene Caboverde

Periodista de Radio Jaruco y Editor Jefe de la Redacción Digítal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *