Martí en Renata

Compartir con:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print

Tener plena conciencia de ser cubano, es ser martiano y quizás sea ese el principio que ha hecho a Renata Pérez Bordón merecedora del Premio Nacional del concurso Leer a Martí. Ella cursa el décimo grado en el Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas (IPVC) Amistad Cuba-Suecia, enclavado en el municipio de Melena del Sur, provincia Mayabeque.


¿Te consideras una fiel lectora de las obras de nuestro Apóstol?

Renata Pérez Bordón merecedora del Premio Nacional del concurso Leer a Martí. Foto cortesía de la entrevistada

He leído a Martí en varias ocasiones y sus escritos me parecen geniales porque aborda todos los temas que existen en el mundo; cuando tienes dudas de algo, siempre puedes consultarlo, siempre puedes preguntarle a Martí de alguna manera, en cada una de sus obras. No me considero una fiel lectora de la obra martiana porque aún me faltan muchas cosas por leer, algo que quisiera hacer para tener una visión más clara del mundo.

¿Cómo llegas al concurso Leer a Martí?

– Llego al concurso incentivada por mi antiguo profesor de Historia en noveno grado, Eduardo Martínez. Me pidió que participara y me pareció una buena idea plasmar en el papel lo poco que conocía de la obra martiana, pero haciéndolo con la mayor originalidad.

¿Participas en él por primera vez?
Había participado en el concurso cuando estaba en séptimo grado, pero en aquel momento tenía una visión menos amplia de su obra y por ello en noveno grado quise quitarme esa deuda que me había quedado, y por eso participé. Me emocionaba la idea de transmitirles a las personas que leyeran mi trabajo lo que había aprendido sobre Martí.

¿Qué categorías seleccionaste para concursar? Coméntanos al respecto.

Participé en ensayo y en el género epistolar; en esta última categoría fue en la que obtuve el premio. Fue una carta hecha por los personajes que más admiro de La Edad de Oro. Eran personajes del cuento, Bebé y el Señor Don Pomposo, la carta partía específicamente de Bebé hacia el Ismaelillo. En la carta se vinculaban todos los personajes de La Edad de Oro participando en una fiesta, cada uno con la característica que Martí les da y empleando, además, mi imaginación.

¿Qué sentimientos experimentaste al conocer la noticia de que eras una de las premiadas a nivel nacional?
Mi padre me comenta un día que las muchachas de la Biblioteca Municipal le habían dicho que había obtenido el premio Nacional y Provincial en el Concurso Leer a Martí. Me sentí feliz porque había logrado mi objetivo, porque me demostré a mí misma que al menos conocía bien esa pequeña porción de la obra martiana.

¿Piensas presentarte al concurso en una próxima edición? ¿Qué lecturas recomendarías a los adolescentes?

Por supuesto que me gustaría participar aunque dudo que mi tiempo me lo permita porque ahora estoy más inclinada a las Ciencias; me he dado cuenta que realmente son mi pasión, aunque siempre me han gustado las dos ramas. Quiero recomendarles a los adolescentes que dediquen un poco de su tiempo a leer el artículo martiano, Vindicación de Cuba porque en él se explica lo que debe hacer un cubano cuando está fuera de su país atravesando cualquier situación.

Foto: Cortesía de la entrevistada

Yahilka Hernandez

Periodista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *