¡Qué bárbaro ese Benny Moré! (+ Audio)

Compartir con:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print

Qué bárbaro ese Benny Moré que encantó el corazón de muchos con una música extraordinaria allá por los años 40 y 50 del pasado siglo.

Cultivador de una hermosa melodía y ritmo contagioso el Benny destacaba por su virtuosismo en los salones al interpretar temas de guaracha, bolero y mambo, son montuno, este último distintivo en la sonoridad de su Banda Gigante.

Es imposible hablar de la música cubana sin mencionar al gran Bartolomé Maximiliano Moré Gutiérrez, quien nació el 24 de agosto de 1919 en Santa Isabel de las Lajas en la provincia de Cienfuegos, inspiración de uno de sus temas más interpretativos.

Conocido popularmente también como el “Príncipe del Mambo”, el Benny era el mayor de 18 hermanos de una familia afrocubana humilde y campesina. Pero su interés por la música despertó desde la infancia cuando con solo seis años de edad creó su propia guitarra con una tabla y un carretel de hilos.

A los 16 años fue a probar suerte a la Habana, en la urbe tuvo que vender hierbas medicinales, frutas y verduras para ganarse la vida. Las aspiraciones de cantar no cesaron en el joven,   y de regreso a su tierra cortó cañas para con el dinero enrumbar su camino a la vida artística en la Ciudad Maravilla.

Primero estuvo tocando en bares y cafés y pasando después el sombrero. Pero al ganar el concurso Corte Suprema del Arte, de la emisora CMQ, la suerte comenzaba a sonreír para el moreno lajero. El Conjunto Cauto, liderado por Mozo Borgellá fue el primero que le abrió los brazos, luego pasó por otros hasta integrar el también Conjunto Matamoros donde se convirtió en la voz principal y grabó diversos temas.

Finalmente creó su propia banda, La Banda Gigante y popularizó temas como Te quedarás, Hoy como ayer, Santa Isabel de las Lajas y Bonito y Sabroso.

Qué bárbaro ese Benny Moré que con su voz cultivó y aún agrada a quienes escuchan sus canciones. Hombre elegante de sombrero y bastón que a cien años de su natalicio retumba en su tierra natal Santa Isabel de las Lajas porque de ella nunca se fue.

Yordan Díaz

Periodista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *