Sueño con cemento y arena

Compartir con:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print

En Jaruco el Programa de producción local y venta de materiales de la construcción no marcha bien, y la situación es similar a la de otros municipios de Mayabeque. ¿Qué ha sucedido?

En Jaruco producción de materiales de la construcción. Foto Marlene Caboverde

No se trata de un secreto. Aunque algunas veces falta el ingenio, la perseverancia y creatividad en quienes asumieron la responsabilidad de la tarea, también hay obstáculos concretos bien conocidos, como la escasez de recursos materiales indispensables, entre ellos árido de resistencia, acero y cemento.

Este es un programa noble que apuesta por el bienestar social y respalda el sueño de edificar esa vivienda adecuada para todos y en todas partes, como lo contempla la Constitución aprobada recientemente, como lo sostuvo Fidel en La Historia me Absolverá, 65 años atrás y cómo lo defiende el Presidente Díaz Canel.

Pero no siempre con poco se puede hacer mucho. Y es que, como proyecto social bello, casi utópico, dicen muchos, es a mi modo de ver un ser vivo que fue fecundado al calor de principios y concepciones con un alto valor humano agregado, de ahí sus imperfecciones.

Nació hace siete años y no precisamente en cuna de oro. Y no podía ser de otro modo: este programa es otro hijo de una Revolución y de un pueblo, carcomidos por un bloqueo demasiado largo y cruel que se agudiza ahora con la aprobación del capítulo tres de la Ley Helms Burton.

Materiales para los subsidiados
Materiales para los subsidiados. Foto Marlene Caboverde

La misión de otorgarle personalidad propia y un vestido que ajuste a la estatura concebida de antemano, es un verdadero desafío que nos tiene de ojos abiertos, de ahí que todavía falta por hacer para conseguir que crezca, se fortalezca y avance más rápido y mejor.

Tomás Rodríguez Cabrera, Jefe Técnico del Grupo Nacional del Programa de producción local y venta de materiales de la construcción, ayudó a reevaluar la actividad en una reunión efectuada este 16 de mayo en Jaruco, como colofón a la inspección de la cual fue objeto el municipio esta semana.

Decía que es necesario dominar el programa y el plan, en tanto, subrayó que son fundamentales los conocimientos técnicos básicos para cumplir con las dosificaciones requeridas en la fabricación (con calidad), de los elementos que conforman una vivienda.

“Hay que saber qué pasa todos los días en cada centro de producción, pero el chequeo debe hacerse con conocimientos técnicos”, significó. Recalcó también lo impostergable que resulta en los momentos actuales, el aprovechamiento de los recursos naturales de cada municipio.

En los primeros cuatro meses del año, Jaruco cumplió solamente con dos de los doce elementos que se pactaron en el plan. ¿Las causas? Escasez de los recursos antes mencionados, a lo que suma el deterioro y la cantidad insuficiente de los tableros para elaborar más bloques y con mayor calidad, solo por poner un ejemplo.

Por estos días los propios trabajadores del Centro de producción Local se empeñan en reparar y fabricar este tipo de plantillas, pero ya enfrentan la carencia de clavos para avanzar. Aunque disponen de dos molinos, una bloquera y un trompo, estos equipos se rompen continuamente porque no están diseñados para un fuego tan intenso.

Hace unos días recibieron un nuevo molino, pero deberán modificar el jibe para lograr el árido que necesitan y como lo necesitan. Otro problema es que el área para el secado de los elementos (plaquetas, viguetas, mesetas y bloques fundamentalmente), no tiene cubierta, así que si llueve…..

Tampoco disponen de iluminación artificial para comenzar de madrugada y adelantar lo más duro del trabajo, antes que los castigue el sol y calor. Quisieran acarrear más escombros hasta allí, quizás sacar la piedra de potrero distante a más diez kilómetros, pero sin transporte continúa siendo esta, una tarea pendiente.

Todo eso provoca que las producciones no alcancen los niveles esperados y que a los cinco trabajadores del centro se les hayan mantenido flacos los bolsillos en este año. Por situaciones similares pasa también el productor independiente que se sumó al programa hace dos años.

A pesar de tantos inconvenientes, en Jaruco no se renuncia al sueño de revertir el deterioro del fondo habitacional (ocho mil casas evaluadas de regular y mal). Tampoco se soslaya el propósito de cumplir el plan de la vivienda 2019 que concibe 61 casas, cuatro por la vía estatal y 10 por esfuerzo propio.

En esa bolsa están los 47 subsidios del año anterior, personas que tienen prioridad para acceder a los productos en la tienda local de materiales de la construcción, una unidad que dice adiós al primer cuatrimestre del año con sus planes de venta incumplidos.

En medio de tantos nubarrones, saltan las buenas noticias: los especialistas del Grupo Nacional anunciaron la compra de laboratorios pequeños para que en cada municipio se hagan las pruebas de calidad pertinentes y así ir quitando piedras a los zapatos.

El Consejo de la Administración de Jaruco destinará parte del fondo del uno de por ciento a la compra de un molino y una hormigonera, solo necesitan saber cómo y a quién.

Y así, entre ideas y buenos deseos concluyó la reunión que puso fin a una evaluación que se alejó un poco de las formalidades, para dar paso a la reflexión oportuna y útil sobre un tema, que como el de la alimentación, están subrayadas en la agenda política y pública del país.

Hay que seguir hacia adelante, pero juntos para llegar lejos aunque sea menos rápido. Debemos apretar los sueños y para que no se escapen es deber hacerlo, con los pies en la tierra, esa es la moraleja.

Marlene Caboverde

Periodista de Radio Jaruco y Editor Jefe de la Redacción Digítal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *