¿Tecnofilia?

Compartir con:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Marlene Caboverde

Marlene Caboverde

Periodista de Radio Jaruco y Editor Jefe de la Redacción Digítal
Marlene Caboverde

Noticias recientes de Marlene Caboverde (ver todo)

Vivimos en medio de una avalancha tecnológica. ¿Qué peligros entraña para la salud humana el uso desproporcionado de la televisión, los videos juegos, las computadoras y los dispositivos móviles como los celulares y las tabletas?

De acuerdo a numerosos estudios, la dependencia excesiva de las tecnologías genera una especie de adicción con efectos similares al que provocan algunas drogas ilícitas: Foto Marlene Caboverde

De acuerdo a numerosos estudios, la dependencia excesiva de las tecnologías genera una especie de adicción con efectos similares al que provocan algunas drogas ilícitas. A esa obsesión se le llama Tecnofilia, y según los expertos en el tema, los niños son fuertes candidatos a padecerla.

En la mayoría de los hogares cubanos los menores acceden desde los primeros años de vida a las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). Pero, ¿qué ocurre cuando la familia es incapaz de regular este fenómeno?

Hay que tener cuidado, advierten las investigaciones de los últimos 40 años. El abuso de los medios antes señalados ocasiona obesidad, genera violencia y trastornos en la conducta, al tiempo que impacta negativamente en el desarrollo emocional y cognitivo, sobre todo cuando el fenómeno ocurre en las primeras edades.

La doctora Tania Adriana Peón, máster en Psiquiatría Social de La Habana, lideró uno de los primeros estudios realizados en Cuba sobre el tema, y explicó:

Los niños también pueden aprender de la TV muchos valores sociales. Foto Marlene Caboverde

“El televisor anula la conducta exploratoria del niño preescolar. Generalmente, en esas primeras edades el menor busca, toca, tiene sensaciones, tropezó con una maruga, sintió un sonido, y así va teniendo fuentes de estimulación que las busca el propio niño, y con algo que fue primero azaroso, desarrolla la intencionalidad de repetirlo.”

“Les puede llamar la atención el movimiento, los colores, obviamente, porque, por ejemplo, un niño menor de un año ve y escucha perfectamente, pero le hace un daño tremendo, no es un medio apropiado para esa edad”.

Por su parte, la Máster en Psicología Clínica, Aleida Meneses Heredia, Psiquiatra Infanto Juvenil del Centro Comunitario de Salud Mental del municipio de Playa, en La Habana advierte, que son peores estudiantes aquellos que pasan más tiempo pendientes de las tecnologías.

“Las personas para poderse desarrollar tienen que pensar, y pensar requiere de una observación, de un razonamiento, de un proceso en el que intervienen el lenguaje, ya sea oral, a través de la mímica o el lenguaje escrito. O sea tienes que interactuar para poder crear, recrear, imaginar”.

Pero antes, en 1998, el papel decisivo de la familia en el incremento de la adicción a las TIC fue revelado en otro estudio de un grupo de especialistas del Hospital Militar “Dr. Carlos Arvelo”, en Caracas, Venezuela.

“El niño ve Televisión porque le es impuesta por el medio, la ve porque no le queda otro remedio. Le es ofrecida en el ambiente del hogar y se le refuerza la conducta de contemplación por los padres. En muchos casos constituye la única compañía del niño y a veces se convierte en una especie de niñera”.

Esa misma publicación, por otro lado, insistía en los beneficios que reporta la tecnología durante la infancia cuando se utiliza de manera proporcionada.

“Los niños también pueden aprender de la TV muchos valores sociales, como la cooperación y ser amables con los demás, y a la par desarrollan otros aspectos relacionados con su escolaridad. De hecho en muchos niños “en desventaja” se recomienda 2 horas diarias de TV para de esta forma ayudar en el aprendizaje”.

Pero, permanecer demasiado tiempo frente a la tele o la computadora puede provocar padecimientos musco esqueléticos, ansiedad, trastornos del sueño, obesidad, y muchos más…..

Hoy pueden consultarse decenas de investigaciones que dan por sentada esta fórmula: Mientras más tiempo permanezca el niño atento a las tecnologías: Sacará peores notas en la escuela, se relacionará menos con las demás personas, leerá menos, hará menos ejercicios físicos y correrá el riesgo de estar en sobrepeso.

Y es que como advierte el psicólogo Alic Sigman, “La tecnología debe ser una herramienta, no un peso para las familias ni un riesgo para la salud”.

De ahí que los consejos y las recomendaciones concuerdan en:

– Escoger programas apropiados para el nivel de desarrollo del niño.

– Poner límites a la cantidad de tiempo que pasan frente a la tele o con dispositivos electrónicos.

– Apagar la televisión durante las horas de las comidas y de estudio.

– Evitar los programas que no sean apropiados para su edad.

Fotos : Marlene Caboverde

Marlene Caboverde

Periodista de Radio Jaruco y Editor Jefe de la Redacción Digítal