Un Tilín mejores: maravillosa aventura de conquistar sonrisas (+ Fotos)

Compartir con:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print

Quizás fueron los ángeles guardianes, de los que habla Silvio en su canción, quienes le encomendaron a Esther Díaz Hernández la misión de hacer algo para mejorar al mundo. Por muy descabellado que parezca, tengo la certeza de que aquel 14 de febrero de 2014 llegaron aleteando hasta su oído y le susurraron los versos del trovador cubano: “seamos un tilín mejores y mucho menos egoístas”Lea también :  El trabajo mejor

Con niños autistas

Imagino que fue en ese preciso momento cuando esta mujer, economista de profesión de la Ronera San José, se sintió iluminada por la fórmula del trovador cubano y de los serafines: “Para conquistar sonrisas, aliviar penas y fecundar esperanzas, basta con ser #UnTilínMejores.”

Entonces, en aquel día del amor y la amistad, la idea salió desbocada de su pecho para salpicar los ojos de sus compañeros de trabajo. Tal vez fue por la fecha o por la pasión de Esther, pero el caso es que cuando ella terminó de hablar, todos decidieron seguirla en su aventura de repartir amor.

Integrantes del proyecto Un tilín mejores

Así fue como nació el proyecto Un Tilín mejores en la fábrica de ron de San José de las Lajas, en #Mayabeque, el mismo sitio donde se producen los añejos oscuros de la marca Havana Club más exquisitos del mundo.

Los hombres y mujeres que defienden los secretos de esa tradición decidieron, como si fuera parte del deber y de la felicidad, ofrecer su gota de ternura sin importar a quién, pues como dice la Madre Teresa de Calcuta: “…..el mar sería menos si le faltara esa gota”.

Hicieron tanto bien en estos seis años, que al mundo no le quedó otro remedio que pararse para verlos. El mensaje de que el autismo no se cura, se comprende, los guió hacia ese universo habitado por personitas que hoy le agradecen los juguetes, los medios de enseñanza, los paseos, el autodescubrimiento personal y su aula más bella en la escuela especial Celia Sánchez, de San José de las Lajas.

Las mujeres con cáncer de mama asistidas en la Sala de Oncohematología del Hospital Leopoldito Martínez, revivieron al calor de Un Tilín mejores, como también lo hicieron los médicos y las enfermeras que las tratan, al redescubrir que no hay bálsamo mejor que el cariño.

El influjo bienhechor de la comitiva de la Ronera llegó a los estudiantes de la Universidad Agraria de la Habana (UNAH) Fructuoso Rodríguez Pérez, a quienes educaron en el consumo responsable de alcohol, y con quienes aprendieron a aplicar la ciencia para lograrlo en los demás.

Como enemigos de la violencia

Como enemigos de la violencia, de la maldad y la apatía, ellos convirtieron en un oficio, la generosidad y en un arma, el valor. De ahí que nunca se rinden cuando se trata de renovar lugares, cosas y gentes, aunque tienen debilidad por los desvalidos, los enfermos y los necesitados

No son pocas las comunidades, las instituciones educativas y de salud, los centros de trabajo, los lugares públicos y hasta los paisajes naturales que han sido bendecidos por la generosidad de las personas que llevan bajo el brazo y como libro de cabecera, tan hermoso proyecto.

Podría enumerar y describir los talleres, las actividades y las campañas, que con el sello de Un tilín mejores se han forjado en el corazón de la Ronera San José para Cuba y para el mundo mas, sería esa una canción interminable.

Como ellos detestan las alabanzas y los pedestales, su historia podría resumirse en una foto o en muchos recuerdos reveladores de aquello que realmente los conforta y satisface: bordar el amor en el alma de la gente y la alegría recíproca que despierta, cuando reciben más de lo que ofrecen.

Esa es su fábula y es lo que trasciende a las personas que perseveran en el duelo contra el mal, no para cambiar el mundo, sino para hacerlo mejor.

Marlene Caboverde

Periodista de Radio Jaruco y Editor Jefe de la Redacción Digítal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *