Peligro a la salida de las escuelas

Desde el inicio del curso escolar la entrada y la salida de las escuelas en Jaruco se ha vuelto complicada. El tráfico es insoportable. La concentración de bicicletas y motos eléctricas llegó para sumarse a la aglomeración de padres y alumnos que ya transitaban en esta zona.
Aunque todavía distantes de la vida de muchos cubanos, las motos eléctricas se han convertido en populares, porque para aquellos que pueden adquirirlas resultan un medio de transporte fácil de conducir y mantener. Sin embargo, ya engrosan las tristes estadísticas de los accidentes de tránsito.

Al sonoro nombre de motorinas le agregaron ahora el apellido de silenciosas. Vaya usted a saber quién se lo puso, pero ya suena en la tribuna de la calle.

Lo de silenciosas les pega muy bien, porque como son eléctricas no hacen ruido y, en un descuido, las tienes arriba como me ha sucedido en varias ocasiones. La culpa no es de la moto, sino de quien la conduce. Por eso llamo la atención de quienes hoy están frente a un timón y no prestan la suficiente atención al manejarlas.
Solo quiero recordarle a los conductores que aunque las señales establezcan límites de velocidad y ustedes las cumplan, toda la precaución que adopten en zonas escolares es poca, si tenemos en cuenta que la vida de su hijo o de otra familia pudiera estar en peligro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *