“Si salgo llego, si llego entro, si entro triunfo”

“Si salgo llego, si llego entro, si entro triunfo”. Estas palabras fueron expresadas por Fidel Castro Ruz en 1956 antes de zarpar en el yate Granma hacia las costas cubanas.

La proeza estaba en llegar a la isla para en lo adelante derrocar el régimen opresor imperante bajo la tutela del dictador Fulgencio Batista. Días fuertes debían enfrentar aquellos expedicionarios, pero el cansancio y la falta de insumos no los amilanaron, para cumplir el sueño de Martí de una Cuba mejor, libre de abusos y maltratos.

La meta era triunfar para revertir todos los males sociales que devastaba al pueblo y darle herramientas para que construyeran una nación “con todos y para el bien de todos”.

Llegaba el Primero de Enero de 1959. Cuba de fiesta por la huida del tirano y la ovación a un líder guerrillero colmaba los corazones de un pueblo trabajador que agradecía su hazaña.

Una caravana de barbudos recorrería la isla paraa su paso por los pueblos sentirla identidad de su gente. Así llegaba el 8 de enero, fecha en la que Fidel entró a La Habana y expresóa los capitalinos los propósitos de una Revolución que cultivaría la unidad entre los cubanos.

En el campamento de Columbia, luego de denunciar los problemas que aquejaba al pueblo, el Líder se dirigió a su compañero de lucha Camilo Cienfuegos y expresó “Voy bien Camilo”. La frase hacía pública la confianza de Fidel en Camilo, hombres de pueblos, unidos por un ideal emancipador que trazaba el camino de un sistema socialista en el que todos tendríamos deberes, derechos e igualdad de oportunidades.

La entrada de Fidel a la Habana el 8 de enero de 1959, no solo demostró el apego del pueblo aun Líder de ideas justas y progresistas, sino también la esperanza por hacer realidad sus sueños de armonía sin injerencia extranjera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *