Una anécdota para compartir +(Poema)

Mannye Ruiz Elenos
Últimas entradas de Mannye Ruiz Elenos (ver todo)

Hace cerca de cuatro años, iniciaba mi duodécimo grado en la Escuela Militar Camilo Cienfuegos de Mayabeque, recién inaugurada. El batallón de mi año, como se les llama al grupo de estudiantes de un mismo grado, en las escuelas militares, sería el primero en graduarseen la nueva escuela ubicada en San José de las Lajas. Coincidía que el 2 de diciembre de 2016 se cumplía el 60 aniversario del desembarco del Granma y nuestra escuela había sido seleccionada para representar a todos los camilitos del país en primera fila en el bloque militar que se realizaría en dicha fecha,en la Plaza de la Revolución.

Mannye Ruiz Elenos

La emoción, no cabía dentro de mí, es que en aquella plaza estaría alguien a quien admiraba tanto, desde pequeña y solo lo había conocido a través de la pantalla, era Fidel Castro Ruz. Era mi oportunidad, porque debido a esta celebración, se planeaba una gala político-cultural donde estaría sentado justo delante de nosotros, ¿se imaginan?, podría verlo en persona por primera vez, más cerca que nunca. Contaba los días para la llegada de la fecha, entre los ensayos del bloque, los estudios y el cansancio de tanto marchar fueron pasando los días casi sin darnos cuenta. El 23 de noviembre llegó, era el día de la gala en el Teatro Carlos Marx.Con nuestro mejor uniforme, y algo que los militares llaman porte y aspecto salimos de la escuela rumbo al teatro, donde me llevé la sorpresa de no encontrar a nuestro comandante, miraba hacia la primera fila, pero no, él no estaba allí. ¿Qué habría sucedido?, me pregunte, ¡quizás tendría otra reunión importante y por eso no pudo venir!. Pero eso no me iba a quitar la ilusión, pues el 2 de diciembre estaba cerca y allí lo vería, en la Plaza, aunque en lo alto estuviera, teníamos que rendir cortesía y saludarlo cuando estuviésemos marchando por delante de él y de otros dirigentes que estarían a su lado.

El 25 de noviembre al despertar hicieron un matutino especial con todos los estudiantes; algo pasaba, me podía percatar porque todos los oficiales estaban demasiado temprano en la escuela,tensos, sin excepción de ninguno, y eso no era habitual, entonces fue cuando nos dieron la noticia, que el bloque por el 60 aniversario del Granma ya no sería en diciembre porque estábamos en duelo, que había fallecido nuestro comandante.

No puedo describir cuanto dolor sentía, no lo podía creer, es que nadie lo creía, pero así había sido.

Fue entonces cuando me inspiré en escribir un poema dedicado a él, al que titulé “Elegía a Fidel “, y que en los posteriores meses estuve diciendo en muchos actos políticos en diferentes unidades militaresy además tuve la oportunidad de declamarlo frente al Ministro de Las Fuerzas Armadas Revolucionarias Leopoldo Cintra Fría y otros dirigentes, en una visita que realizaron para conocer la escuela unos meses después de tan triste pérdida. Hoy quiero compartir este poema que me trae tantos recuerdos, precisamente cuando se acerca el cuarto aniversario del fallecimiento de nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

 

Elegía a Fidel
Cuanta dulzura y grandeza
encierra tu nombre, “Fidel”,
como me duele perder
tu imagen llena de fuerza.
Supe apreciar la franqueza
de todas tus reflexiones,
conmoviste corazones
con toda tu gran pureza.
Mi comandante, mi amigo,
Mi ejemplo, mi guía, ¿ya viste?
¡Cuántas cosas resististe
para lograr el camino!
Tú con tu afán excesivo
combatiste en montañas,
logrando cada hazaña
y derrotando el terrorismo.
Quisieron eliminarte,
hicieron conspiraciones,
amenazaban con explosiones
y nada pudo pararte,
La CIA hasta preparaba
sustancias muy peligrosas
y aprovechaban cualquier cosa
para luego envenenarte.
Nada pudo expulsarte
de la vida y del poder,
nada, porque tu Fidel
eres lo más importante.
La bandera poco ondeante
lamenta que tú te fuiste,
Yo le digo: – no estés triste
mi banderita cubana
si Fidel cada mañana
junto a Camilo y al Che,
a Mella, Maceo y Haydée
sonríe al verte izada.
Hoy yo quiero convertir
todo este gran dolor
para aumentar el amor
y la entrega a mi país.
Es que no he visto tal cosa
mi jefe amado y querido,
eres como una semilla,
caíste y estas más vivo.
Y así, burlando la muerte
y mirando tu patria libre,
todos los días en firme
cantas las notas de Himno.
Yo te oigo hermano, amigo
en cada rincón de mi escuela,
y al mirar esa bandera
que embellece nuestro ambiente, me digo:
No se ha ido ese valiente,
Él no ha ido a ningún lado
él está más que presente,
élestá multiplicado.
Y allá en el lugar más alto
del Pico Turquino en la Sierra,
La Palma Real no se aferra
y dice que no moriste.
Yo laapoyo,no caíste
mi valiente comandante,
sigues siendo ese gigante
lleno de amor y de gloria,
envuelto en nuestra historia
y de los niños amante.
Siempre tú, siempre galante,
solidario, honesto y sincero,
eres como la rosa blanca
en junio como en enero.
Y hoy noventa razones tengo
hombre de mis entrañas
cumpliste cada palabra
con impulso verdadero.
Caminaste junto al fuego
con honor y valentía,
libraste la tierra mía,
la de todos tus hermanos,
con un poder tan humano
y un corazón tan ardiente,
en tu tierra estás vigente,
tu pueblo te sigue amando
y te seguirá acompañando
al mas allá de la muerte.
Porque tú eres presente
no eres pasado, eres futuro,
eres aire más que puro
eres la voz de la gente.
Mira la gloria imponente
vestida de verde olivo,
mira el machete ardido
defendiendo tu firmeza
con fervor, amor, franqueza,
sin dejarte en el olvido.
Compatriota guerrillero,
tú que con rudas manos
y orgullo de ser cubano
hiciste Revolución,
hoy eres nuestra razón
para ir hacia el futuro
y por eso con orgullo
eres nuestro corazón.
Eres esa ilusión
de los niños al jugar,
yeres el recordar
de una alfabetización.
Y no existe preocupación
porque la historia te absolverá
y porque nada, nada
ni nadie logrará
borrarte de esta nación.
Vamos todos a seguir
las ideas de Fidel,
vamos a serle fiel,
Vamos todos adelante,
Vamos juntos a decirle:
¡Hasta siempre comandante!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *