Juana del Amor (+ Fotos)

Marlene Caboverde
Sigueme
Últimas entradas de Marlene Caboverde (ver todo)

Jaruco, Mayabeque. A los 71 años de edad, Juana de los Ríos no baja la bandera, excepto si es la de la estrella solitaria y está lloviendo.

En esa faena precisamente la sorprendí el primer día de este curso escolar. Amenazaba un aguacero en el cielo encapotado, y por nada del mundo ella permitiría se rociara la tela magnífica y multicolor que ondea desde 1964 en su círculo infantil Rayitos de Sol, de Jaruco.
Foto: Marlene Caboverde.
Foto: Marlene Caboverde.
Ella es la directora con más larga trayectoria en esa institución educativa y me atrevería a asegurar que es también la mujer que mayor tiempo ha perseverado en un puesto de esa categoría dentro del sector educacional en el municipio.
Hace algunos años la necesitaron como metodóloga en la Dirección de Educación de la Ciudad Condal y aceptó el cargo, pero terminó renunciando porque estar lejos de su círculo y de sus niños la transformó en pájaro sin alas, jardín sin flores.
Si Rayitos de Sol es una perla preciosa en la educación de la primera infancia se debe a su arte para domesticar, formar equipo, conmover y por sobre todas las cosas, servir de espejo.

Foto: Marlene Caboverde.

Foto: Marlene Caboverde.

Ese lugar es también su casa, los trabajadores su familia y los niños y niñas su sangre, su felicidad, su vida.
Y no es Juana alguien que persiga el visto bueno, los aplausos o algún premio. Está absolutamente convencida de que trabajar para la infancia es de hecho, el mayor trofeo y una gran bendición.
Su círculo parece acabado de salir de una caja de música o de regalos, de una concha de mar, de un cofre de tesoros.
Allí el aire es diferente, el verde es más lustroso en las plantas, los juguetes vívidos, dulcísima la risa, más pura la niñez, más rica la canción, de carne y hueso la esperanza ……
Esa es su obra, por la que amanece, anda y vive.
Foto: Yordan Díaz
Foto: Yordan Díaz.
A Juana de los Ríos con su calendario de siete décadas y sus 40 años dedicados a la Educación no necesito preguntarle entonces si ya decidió que es tiempo de jubilarse. Conozco de antemano su respuesta: esta mujer es como un soldado y morirá con las botas puestas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *