Nuevos trenes en Jaruco, pero…..

Cuando anochecía el sábado 13 de julio en Jaruco, una noticia hacía furor entre la gente: pasaba por la Estación del ferrocarril el nuevo tren chino que había salido de La Coubre, en La Habana Vieja, con rumbo a Santiago de Cuba, ese mismo día a las 4:15 de la tarde.

Quienes tuvieron el privilegio de saludar aquella vena azul mientras surcaba la Ciudad Condal, sin detenerse, alimentaron la ilusión de disfrutar en algún momento del moderno artilugio tan mentado en Cuba durante los últimos meses.

Foto Carlos Cánovas

Y así fue. En la noche del domingo 14 de julio la hilera de vagones con su celeste deslumbrante hacía la única parada de Mayabeque en la estación de Jaruco.

Entonces, nuestro fotorreportero Cánovas captó con su cámara las imágenes que marcaban un antes y un después en la transportación de pasajeros por ferrocarril, sobre todo porque el punto final del itinerario era Holguín, donde el silencio en las vías ya duraba 13 años.

Después harían su parada en la estación jaruqueña, elevada al denominativo de provincial, el tren La Habana-Guantánamo, al que le seguiría el de la ruta La Habana-Bayamo-Manzanillo, los que fueron abordados por pasajeros ávidos de disfrutar de la comodidad y el elogiado servicio del nuevo tren.

Sin embargo, pese a la alfombra roja y los fuegos artificiales que rodean este acontecimiento, algunas preocupaciones se acumulan en la población.

La primera, ¿Por qué el de la ruta La Habana-Santiago no hace parada en Jaruco, la estación de Mayabeque?
Lo otro es la inconformidad con la lista de espera. Pedro García Ávila, Jefe del Grupo Estaciones Mayabeque, precisaba que por ejemplo, este domingo 21 de julio el tren con destino a Guantánamo no otorgó asientos a quienes esperaban para viajar por esa modalidad hasta la más oriental de las provincias cubanas, pero después se confirmó que sí concedió 29 cupos en la estación de Matanzas, apuntó el directivo.

¿Acaso la lista de espera está prevista de antemano en el itinerario? ¿La selección obedece a cuestiones técnicas o es que el favoritismo, el amiguismo y otros males ya comienzan a erosionar la excelencia de los renombrados trenes chinos?

Son incontables los recursos materiales y humanos que el Estado dispuso para revitalizar la transportación ferroviaria de pasajeros en el país.

A un alto costo financiero se importaron esos coches, dejando atrás más de cuatro décadas de operar con equipos de segunda mano.

Aparejado a esto se avanza en la capacitación del personal del sector y en el mejoramiento de la infraestructura y el servicio en las estaciones, (dicho sea de paso, la de Jaruco está incluida en un plan de mantenimiento).

Este es un camino andado que puede considerarse un éxito en la agenda política de Cuba, pero en materia social los beneficios son enormes; de ahí que retroceder en lo más mínimo sería un crimen imperdonable. Porque no falta quienes resten importancia o demeriten lo nuevo que se ofrece al pueblo, y sería también absurdo que después de tanto esfuerzo, sigamos engordando el refrán, “escobita nueva barre bien”.

Hacer que perdure la calidad en los bienes y servicios que se ofrecen sigue siendo una asignatura pendiente, y para vencer ese síndrome que aleja a los cubanos de sus aspiraciones de prosperidad y bienestar común, es urgente llevar a la práctica el precepto de nuestro presidente Díaz Canel de “Pensar como país”.

Es un hermoso ideal que defiende y fecunda, pero también es, absolutamente, una exhortación y una advertencia en tiempos de tantas presiones y amenazas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *