Once provincias de Cuba mantienen una tendencia al aumento en su tasa de incidencia de la COVID-19

Quince mil cuatrocientas treinta y seis personas han sido diagnosticadas con la COVID-19 en Cuba durante los últimos 15 días. La tendencia del país, en ese periodo, ha sido al incremento de la tasa de incidencia de la enfermedad por cada 100 000 habitantes —actualmente en 138—, comportamiento que se manifiesta en 11 provincias cubanas.

Las cifras más elevadas de este indicador sanitario se mantienen en La Habana (454,7), Mayabeque (160,5) y Matanzas (157,2), aunque en el caso de este último territorio ha comenzado a disminuir la cantidad de pacientes confirmados en las últimas dos semanas.

Así lo dio a conocer este jueves la viceministra de Salud Pública, Carilda Peña García, en la reunión de grupo temporal de trabajo para la prevención y control del nuevo coronavirus, encabezada por el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y dirigida por el miembro del Buró Político y Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz.

En una jornada donde se informaron 1 060 nuevos casos positivos al SARS-CoV-2, en 92 municipios, la Viceministra aseguró que la mayor dispersión del virus se constató en La Habana, Artemisa y Mayabeque, provincias que diagnosticaron 636, 31 y 32 nuevos casos positivos, respectivamente. Mil noventa y siete fueron las altas concedidas, en tanto se mantenían ingresadas en instituciones hospitalarias 5 548 personas contagiadas.

Veintinueve eran los eventos de transmisión que permanecían activos este jueves, la mayoría de ellos en La Habana, con 13; Sancti Spíritus, con cuatro; así como Holguín y Santiago de Cuba, cada una de ellas con tres. De ese total, puntualizó Peña García, 12 están abiertos en instituciones, los cuales acumulaban 2 255 pacientes, aunque al momento de la reunión solo 318 permanecían hospitalizados como consecuencia de la enfermedad.

Ante la ocurrencia de estos hechos en el país, —en lugares como el hospital provincial “Manuel Ascunce Domenech”, de Camagüey; la inversión de la nueva fábrica de cemento, de Santiago de Cuba; y en un Hogar Psicopedagógico, de La Habana—, desde el grupo temporal de trabajo se insistió en la importancia de cumplir con rigurosidad cada una de las medidas establecidas en los centros laborales e instituciones cubanas para evitar el incremento de este tipo de eventos, que casi siempre traen asociadas elevadas cifras de contagios.

Un análisis particular se realizó durante la reunión con las autoridades gubernamentales de las nueve provincias que en el día informaron las mayores cifras: Pinar del Río, Artemisa, La Habana, Mayabeque, Matanzas, Sancti Spíritus, Camagüey, Santiago de Cuba y Guantánamo.

En ellas el escenario epidemiológico evidencia diferentes niveles de complejidad, no obstante, desde el grupo temporal de trabajo se insistió en la necesidad de mantener en todo momento un estricto cumplimiento de las medidas, así como un riguroso control de lo diseñado para lograr disminuir la transmisión de la enfermedad.

De manera particular sobre Mayabeque, territorio que confirmó casos en nueve de sus 11 municipios y donde se manifestó un llamativo descenso en la cifra de nuevos casos (este jueves se reportaron 32 en tanto el miércoles habían sido 102), el Primer Ministro indicó incrementar los estudios poblacionales en todo el territorio, lo cual permitirá profundizar en la situación epidemiológica de la provincia y estar alertas ante cualquier evento que pueda suscitarse.

En tal sentido, la gobernadora Tamara Valido Benítez refirió que se amplía la pesquisa en las comunidades, con el propósito de lograr una mayor detección de sospechosos y poder actuar en consecuencia. Asimismo, se han reactivado los puntos de control de acceso al territorio, donde se aplican medidas de refuerzo, y se han incrementado las capacidades para el aislamiento de contactos de personas positivas, los contactos de estos y también de quienes presentan algún tipo de síntoma que pudiera relacionarse con la COVID-19.

Por otra parte, se evaluó también el escenario que vive Matanzas, una provincia donde si bien este jueves se informaron 56 nuevos pacientes (30 más que en la jornada anterior), su gobernador Mario Sabines Lorenzo detalló que el comportamiento de la semana muestra una notable reducción de los casos de forma general.

“Esta es la segunda semana que venimos disminuyendo las cifras”, precisó. A ello se une también el cierre de 19 focos, con lo cual permanecen activos 272, en los cuales se realizan con mayor intencionalidad las acciones de pesquisaje para lograr detectar la totalidad de los casos.

La dispersión del virus continúa en varios municipios, puntualizó, aunque fundamentalmente se concentra en la ciudad de Matanzas.

A más de un año de iniciada la epidemia provocada por la COVID-19 en Cuba el llamado desde todos los escenarios sigue siendo a no confiarnos; esa es una lección que tenemos aprendida y que nos corresponde poner cada día en práctica para continuar avanzando en el enfrentamiento a tan peligrosa enfermedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *