Otro cuatro de abril, Por Cuba

Jaruco, Mayabeque. Este es el segundo cuatro de abril que los pioneros y jóvenes cubanos celebran de manera diferente; muchos en sus casas cumpliendo con las medidas para evitar el coronavirus, y otros, apoyando desde la zona roja en lo que haga falta siempre que tenga que salvar una vida.

Por eso muchos entendemos entonces los lemas seleccionados en esta ocasión: “60 años siendo los primeros”; y “UJC por Cuba”. Los pioneros festejando por todo lo alto las seis décadas de esa organización de la cual formaron parte muchas generaciones de cubanos, y el segundo reafirmando el carácter socialista de nuestro país, y sin dejar de renunciar jamás a nuestras conquistas y convicciones.

Pero también celebramos este cuatro de abril, por la garantía a la salud y al estudio, dos derechos que jamás han sido ni serán violados bajo ningún concepto, incluso aún cuando el país enfrenta una cruenta batalla contra la propagación de la Covid-19.

Es cierto, y a muchos entristece, que el año pasado y éste, no hayamos celebrado en las escuelas con aquellas acampadas gigantes, chequeos de emulación, el kake y la sabrosa caldosa, o para los adolescentes y jóvenes, unos días en un campismo, o festejando con el concierto de una agrupación en la plaza, es cierto y lamentable repito, que no sea de esa manera. Pero, las ganas y el deseo de celebrar los 60 años de la OPJM y 59 de la UJC, esos no se han detenido.

En primer lugar, las redes sociales han servido para que los niños, niñas, adolescentes y jóvenes de Cuba, hagan visibles todas las iniciativas e ideas creativas que desarrollan por la fecha del 4 de abril. No solo los cubanos hemos visto qué sucede al respecto por las efemérides, sino el mundo también sabe que pese a la pandemia aquí en la Mayor de las Antillas, también se respiran aires de fiesta.

Por otra parte, ese ímpetu y arrojo de los jóvenes se siente aún más que en años anteriores, porque han dicho ¡Sí!, ante el llamado de la máxima dirección del país, y hoy son imprescindibles en centros hospitalarios y de aislamiento, en los campos garantizando la producción de alimentos, donando su sangre, siendo protagonistas en las campañas de pesquisa para la detección de infecciones respiratorias agudas y de la Covid-19, y por supuesto en ese apoyo incondicional a la Revolución ante la constante oleada de mentiras e intentos fallidos por acabar con nuestra sociedad socialista.

Entonces, vale mucho este 4 de abril. Celebremos una vez más, por la Continuidad, por la Salud, por la Patria, Por Cuba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *