Hace varios siglos, Jaruco llegaba a la costa.

Angel Ribot
Sigueme
Últimas entradas de Angel Ribot (ver todo)

En el siglo XVI, el territorio de Jaruco era tan extenso como el río que le daba nombre. De esta forma, Boca de Jaruco era el límite costero de la comarca. Y, precisamente en Boca de Jaruco, existió el astillero más importante de iberoamérica en aquella época, de donde partieron las primeras expediciones marítimas a México.
Probablemente en este lugar se desarrollaron los primeros síntomas de la esclavitud, porque aunque se sabe que la ciudad condal fue construida con fuerza de trabajo esclava, la explotación infrahumana, primero de aborígenes y luego de negros traídos desde Africa, comenzó mucho antes.

Existen datos históricos que confirman que cuando se preparaban las primeras naves para zarpar desde Boca de Jaruco hacia Yucatán, para la conquista de México, los nativos eran obligados a servir a los españoles, preparando casabe, acarreando agua, cargando materiales, pescando para asegurar la alimentación de los amos, e incluso, algunos fueron llevados a la fuerza en el primer viaje para si era necesario, utilizarlos como intérpretes con los aborígenes que encontraran en México.

Documentos históricos recogen la fecha de salida de los primeros viajes, comandados por Juan de Grijalva, y afirman que partieron desde Jaruco.
Como Jaruco está a más de veinte kilómetros del mar, no cabe dudas de que el lugar del territorio de donde partían era de la desembocadura del río, donde, para confirmarlo estaba el entonces importante astillero, cuyos restos aún pueden apreciarse hoy en la zona que ocupa el puesto de guardafronteras.

Después la historia local recoge también referencias sobre el trabajo esclavo de los primitivos habitantes de Cuba en los lavaderos de oro de La Casilda y en las minas de cobre de La Guanaja y Jiquiabo, que también eran parte de la comarca Jaruqueña.

Con el decursar del tiempo. El desarrollo de la industria azucarera en la región, hizo que se aumentara notablemente el número de esclavos y por supuesto, la terrible explotación a que estos fueron sometidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *