Jaruco tierra de aborígenes (+ Audio)

Jaruco, Mayabeque. Adentrarse en los orígenes del municipio, es comprender como descubrimientos de toda índole realizados en estas tierras, pueden aportar a la historia de nuestra nación. Tal es el caso de los hallazgos arqueológicos de la segunda mitad del pasado siglo 20 y del 21, que proporcionaron información valiosa sobre la existencia de comunidades aborígenes en este territorio. Sin embargo, los materiales arqueológicos encontrados en Jaruco, no están definitivamente estudiados, como para afirmar que pertenecieron a los habitantes de los primeros asentamientos en la región.

El hecho de existir, sí es una prueba de la presencia de algunos grupos, en zonas que hoy pueden situarse con bastante precisión, gracias a que, desde la década del 50 del siglo 20, comenzaron a emerger de la tierra objetos de dicha naturaleza en los terrenos circundantes o alrededores del río San Juan de Jaruco y aproximadamente a dos kilómetros al norte. Por supuesto que el interés de muchos amantes de la historia local les motivó a interesarse por la arqueología aunque limitándose a conservar las piezas recolectadas, por carecer de instrucción y asesoría. Tres grandes hallazgos arqueológicos ocurrieron en diferentes partes de la geografía jaruqueña y sucedieron en 1972, 1973, 1985 y en 1992.

Específicamente en el año 1973, el arqueólogo aficionado Giraldo Mesa González, encontró un sitio fósil indocubano en Jaruco, en la finca propiedad de Oscar Gómez, al suroeste de la Ciudad Condal. En el lugar fueron visibles fragmentos óseos de cráneos humanos, material lítico y de concha. Tal acontecimiento fue llevado hasta los especialistas de la Academia de Ciencias de Cuba, quienes identificaron como indoamericanos a los miembros de las tribus del Mesolítico Tardío, basándose en los ajuares reunidos.

En abril de 1985, un considerable material arqueológico aborigen brotó a la superficie de la Loma del Jagüey, también en Jaruco. Ocurrió mientras se preparaban tierras para la siembra de pastos. Los bien recordados Osvaldo Correa y Alfredo Curbelo, responsables del grupo de excursionismo Habaguanex, tomaron las medidas necesarias para la conservación de las piezas y solicitaron la inspección de los doctores Manuel Rivero de la Calle y Ramón Dacal Mouré, quienes recorrieron la zona e indicaron los trámites a seguir para su examen.

El conjunto de restos arqueológicos del sitio de la Loma del Jagüey, estaba compuesto por cerámica, materiales de la industria de la concha, lítica o de la piedra, y restos de la dieta ingerida por los aborígenes. Y más cercano a la actualidad, sucedió en el año 2011. Sería la noticia del descubrimiento de otros dos sitios arqueológicos en territorio jaruqueño, lo que corroboró la importancia del municipio en la Arqueología cubana. Ambos se encuentran en proceso de estudio y tentativamente llevan el nombre de: El Farallón, y El Paraíso.

Se espera que las piezas colectadas de la etapa colonial engrosen también la colección de tal naturaleza del Museo Municipal de Jaruco, en donde su salvaguarda estará garantizada. No serán los únicos descubrimientos, otros deberán aflorar, pero hasta el momento los anteriores son evidentes indicios de varias comunidades que hace siglos se beneficiaron de las bondades naturales de esta tierra por las cuales transitamos y habitamos hoy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *