Historias de mi pueblo

La Musicalísima

Visitas: 439

Francisco Martínez Chao
Sigueme
Últimas entradas de Francisco Martínez Chao (ver todo)

En la República de Cuba, entre los músicos es usual el uso de sobrenombres o epítetos.

A Bartolomé Maximiliano Moré Gutiérrez, Benny Moré, lo apodaron El Bárbaro del Ritmo, a Ignacio Jacinto Villa Fernández, le afamó el sobrenombre de Bola de Nieve, a Rita Aurelia Fulceda Montaner Facenda, o simplemente Rita Montaner, la calificaron de La única.

Otros músicos cubanos con epítetos fueron el treseroIgnacio de Loyola Rodríguez Scull, conocido por Arsenio Rodríguez o El Ciego Maravilloso, mientras que al violinistaClaudio José Domingo Brindis de Salas Garrido, lo distinguieron con el mote de El Paganini Negro, y al pianista danzonero Antonio María Romeu, le venía muy bien el sonoro alias El Mago de las Teclas.

Se pudiera hacer un libro acerca de los sobrenombres de los cantantes, compositores e instrumentistas de Cuba desde los albores del siglo XVII hasta el XXI.

Amigo seguidor de Historias de mi pueblo, les preguntaré si usted conoce quién nombro a Beatriz Márquez como La Musicalísima.

Me imagino que se encogió de hombros o frunció el ceño, sorprendido.

Les diré que fue un célebre hijo de la Ciudad Condal de Jaruco.

Se trata del periodista y escritor Orlando Quiroga, quien naciera aquí el 28 de julio de 1933 y falleciera en La Habana el 29 de junio de 2007, a los 73 años de edad.

Entrevistó a grandes personalidades del arte y la farándula como Silvana Pampanini, Ava Gardner, Sara Montiel, María Félix, Lucho Gatica, Jorge Negrete, Carmen Sevilla, Lola Flores y Pedrito Rico, entre otros artistas de fama mundial.

El jaruqueño Orlando Quiroga fue amigo personal del pintor René Portocarrero y del mítico novelista y compositor Félix B. Caignet.
Además, fue confeso admirador de Josephine Baker, de Nicolás Guillén, de Dulce María Loynaz, de Alicia Alonso, de Mercedes Sosa y Joan Manuel Serrat.

Orlando Quiroga, a mi juicio Hijo Ilustre de Jaruco, se distinguió por serguionista de los programas televisivos Música y Estrellas, Buenas tardes y en especial De la Gran Escena, dirigida por José Ramón Artigas y asesorada por Tomás Alfonso.

Considerado por los críticos como uno de los grandes cronistas cubanos del mundo de espectáculo.

Orlando Quiroga merece una tarja recordatoria en un lugar del parque de la Ciudad Condal.

Vea además : En el 250 aniversario sin Antonio María Romeu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Facebook
Twitter
YouTube
Telegram