Historias de mi pueblo

Cuando Tapaste era una hacienda de Jaruco

Visitas: 466

Angel Ribot
Sigueme
Últimas entradas de Angel Ribot (ver todo)
Escudo del pueblo de Tapaste (San José de las Lajas)

Juan José Díaz de Espada y Fernández de Landa, nombrado obispo de La Habana a mediados de 1800 y que ocupó la silla episcopal desde marzo de 1802, fue una de las personalidades más polémicas y trascendentes de su época en la historia del pensamiento cultural de Cuba.
La sociedad cubana, en medio de un complejo proceso de transformaciones, tuvo en las ideas ilustradas, abiertamente antiesclavistas y antifeudales del prelado, el resorte que posibilitó de manera perspectiva el desarrollo de una obra de evolución social e ideocultural, modernizadora. El camino abierto por el Obispo Espada, a expensas de serios conflictos con la corona española y con el Vaticano, fue uno de los que condujo décadas después al pensamiento de la liberación.

Resulta que según testimonio escrito por Fray Hipólito Sánchez Rangel, el Obispo Espada inició el dia 19 de noviembre de 1803, una Visita Pastoral, que se prolongó hasta mediados de 1804 y se extendió hasta la región central del país. La comitiva estuvo durante seis dias y medio, entre el 9 y el 16 de enero en tierras de Don Ignacio y Don Ricardo Ofarrill, donde comenzaba a desarrollarse el pueblo de Tapaste, en una hacienda que llevaba ese nombre.

En esa lejana fecha, Tapaste se reducía a 40 o 50 bohios de yagua y guano distribuidos en dos calles con una iglesia en el medio. Muy cerca del pueblo se hallaba el ingenio La Concordia, de Don Ignacio Ofarrill, que fue incluido en la Visita Pastoral. La salida de Tapaste hacia Jaruco se produjo el dia 16 de enero de 1804, a las siete de la mañana. En el trayecto el Obispo y su séquito quedaron realmente impresionados por la maravillosa obra de la naturaleza que constituyen Las Escaleras de Jaruco.

Cuan lejos estaban los visitantes de imaginar que aquellas soberbias montañas de exuberante vegetación servirían de refugio a los esclavos cimarrones primero, y a las fuerzas mambisas después, a través del proceso de formación de la nacionalidad cubana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Facebook
Twitter
YouTube
Telegram