Historias de mi pueblo

Otra gran hazaña del Titán de Bronce

Visitas: 619

Yuniel Rodríguez
Sigueme
Últimas entradas de Yuniel Rodríguez (ver todo)

Mencionar la fecha del 18 de febrero en el municipio de Jaruco, es remontarnos a más de un siglo atrás y entrar en contacto con la historia viva de la Ciudad Condal.


Este año se conmemoró el aniversario 122 del asalto e incendio de Jaruco, por el Lugarteniente General Antonio Maceo y Grajales y sus tropas mambisas. Como ferviente amante de la historia de Cuba y también de la local El hecho, me llevó a visitar una vez más el Museo Histórico de Jaruco donde llegar es sinónimo de ser bien atendido.

Allí conversé con Aleida Hernández Rodríguez, directora de la institución. Agenda y bolígrafo en mano tomé nota de todo, o casi todo, de lo que la especialista me contaba.

En la entrevista conocí que sobre el Asalto e Incendio a #Jaruco por Antonio Maceo se ha especulado muchísimo, y los rumores se originaron desde el mismo momento en que la prensa oficialista y la bibliografía de los colonizadores le imprimen un matiz caricaturesco, sea la hazaña realizada por las tropas del Titán de Bronce apoyadas por el General José María Aguirre, precisamente, en la comarca de La Habana defendida por los españoles y con vías accesibles de comunicación para que el enemigo pudiera recibir refuerzos desde Jaruco.

Según investigaciones realizadas sobre el hecho histórico del 18 de febrero de 1898, en el Museo Histórico de Jaruco, es infundada la leyenda de que Maceo quemó la Ciudad Condal porque nadie quiso unírsele, sino que lo hizo para asestar un duro golpe a la metrópoli.

También se conoce lo que sucedió aquella noche gracias a las informaciones del cronista mambí José Miró Argenter, participante del combate, quien apuntó: “En la jornada del 18 en que salimos del Ingenio Santa Amalia, al apuntar el día y por medio de una marcha rápida y continuada nos situamos al oscurecer, a tiro de fusil de la ciudad de Jaruco.

En previsión de que pudiera ser socorrida la plaza se destacaron por la línea férrea diferentes secciones de caballería hasta lejana distancia y después de comprobar sobre el terreno los diferentes informes que habían comunicado los conocedores del lugar, se dispuso el ataque a la población.”

También cuenta la directora del Museo de Jaruco, que el asalto lo dirigió el general Antonio Maceo enviando sobre la plaza dos secciones de infantería que penetraron sin dificultad dentro los arrabales donde se rompió el fuego entre asaltantes y defensores alrededor de las nueve de la noche.

Las dos compañías de ataque con el alboroto consiguiente, llegaron hasta la plaza de la ciudad y a tiro limpio se apoderaron de la cárcel y pusieron en libertad a todos los presos. Se rindieron los guardias municipales y algunos bomberos.

Las descargas tomaron entonces mayor viveza porque apercibidos los defensores de la ciudad y, especialmente dos compañías de tropa de línea que pernoctan en ella, se propusieron desalojar a los insurrectos de la posiciones que ocupaban y desde las cuales respondían al fuego de los españoles. Entre tanto, incendiaban en las casas que habían abandonado sus moradores y desvalijaban los establecimientos de comercio.

El tiroteo continuó hasta la madrugada en que el general Antonio Maceo indicó que los asaltantes salieran de la población para ordenar la marcha. El botín no fue escaso tras ocupar 86 fusiles y unas 5000 cápsulas. Además fueron retirados tres muertos y 11 heridos.

Resulta que mi visita al Museo de la Localidad y gracias a la entrevista con Aleida Hernández revivió la historia y el orgullo de que uno de los hombres más importantes de las gestas independentistas también llegó a la Ciudad Condal en busca de libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Facebook
Twitter
YouTube
Telegram