Hace varios siglos, Jaruco llegaba a la costa.

En el siglo XVI, el territorio de Jaruco era tan extenso como el río que le daba nombre. De esta forma, Boca de Jaruco era el límite costero de la comarca. Y, precisamente en Boca de Jaruco, existió el astillero más importante de iberoamérica en aquella época, de donde partieron las primeras expediciones marítimas a México.

Leer más