Del Titanic a Hershey

-Chofer, quiero que el recorrido del día inicie en Hershey. ¿Sabe usted dónde queda?
-! Pues claro! …Hacia allá vamos.
Me bastó solo el fragmento de un diálogo que sin querer escuché hace unos días entre una turista inglesa que visita Cuba y un chofer de taxis de alquiler, para rememorar la singularidad de un poblado único en esta Isla, ubicado aquí en el norte de Mayabeque. Y sí, me refiero al antiguo Batey Hershey, hoy Camilo Cienfuegos.

Sin querer parafrasear las riquísimas información que sobre ese singular poblado ya existen gracias a las investigaciones de muchos habitantes y en especial de Amarilis Ribort, quiero referirme a algunos aspectos interesantes de antes y durante su construcción.

Lo primero es que Hershey surgió casi por casualidad. Así como se lo cuento. Y digo por casualidad porque si el Sr Milton Hershey, fundador de ese asentamiento, junto a su esposa, hubieran abordado el Titanic, pues otra sería la historia.

Resulta que cuando se anunció la venta de los ticket para el que se decía el transatlántico más moderno y seguro de su época, el magnate del chocolate más vendido en Estados Unidos y que llevaba su nombre, compró dos boletos VIP para el crucero.

Algunos sitios web consultados como el del Museo de Pensilvania, refieren que probablemente el que introdujo el único tren eléctrico en Cuba, Milton Hershey, compró mediante cheque el 18 de diciembre de 1911, un boleto para el Titanic por un valor de 300 dólares.

Y al parecer no estaba para que el matrimonio Hershey navegara en el trasatlántico. Pues, para la fecha en que zarpó el navío, el 10 de abril de 1912, la señora Catherine tenía problemas de salud, presuntamente asociados a padecimientos respiratorios, por lo que su esposo, había viajado a Francia y Alemania en busca de su tratamiento.

Es así como el Milton Hershey y su esposa se salvaron de vivir la amarga experiencia de una naufragio sin precedentes en la historia de la época. Pero años después regalarían a Cuba, la oportunidad de contar con un pintoresco poblado modelo cuya concepción inició en 1916, y que después de más de 100 años, a pesar de su deterioro, es símbolo de esta región, o sea Mayabeque, por su arquitectura, cultura, historia y tradición, aspectos que estoy segura apreció aquella turista inglesa de paso por Cuba que le pidió a su chofer visitar Hershey.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *