Cardiología en el centro de las prioridades para salud pública

Basta mirar el cuadro de salud de la población cubana, donde las llamadas enfermedades crónicas no transmisibles –y que hoy más de un experto califican como transmisibles desde el punto de vista social y cultural– ocupan los primeros puestos en morbilidad y mortalidad, para comprender la importancia de colocar, en el centro de las prioridades y políticas de salud pública, las ciencias cardiológicas.

 

«Desde hace más de cuatro décadas, muy seguidas de cerca por los tumores malignos, las enfermedades del corazón constituyen la primera causa de mortalidad en Cuba», dijo a Granma el Doctor en Ciencias Eduardo Rivas Estany, presidente de la Sociedad Cubana de Cardiología.

 

Según cifras del Anuario Estadístico de Salud del 2017, ocupan este puesto con una tasa de 241,6 por 100 000 habitantes, y 27 176 fallecidos el pasado año.

 

«Cuando hablamos de las mismas, no solo nos referimos a las del corazón, sino que se incluyen enfermedades cerebrovasculares, renovasculares, del sistema arterial periférico…», insistió el especialista en el contexto del XXX Congreso Centroamericano y del Caribe de Cardiología y el IX Congreso Cubano de Cardiología.

 

En ellas, refirió, los factores de riesgo son los mismos. «Es una enfermedad sistémica que a veces predomina más en un órgano que otro, y la ateroesclerosis resulta el factor predominante. Lógicamente, hay que darle un nivel de atención fundamental a estos padecimientos, con énfasis en su prevención, tratamiento médico y quirúrgico y su rehabilitación, que suelen ser similares», explicó.

 

De ahí que, dijo, «las autoridades de salud apoyan y exigen que el nivel cardiológico en el país sea de primer orden, y que estemos trabajando fuertemente por disminuir la incidencia de las enfermedades cardiovasculares en nuestra población. Se trata no solo de evitar muertes, sino de aumentar la calidad de vida y disminuir las consecuencias que esta epidemia trae para la sociedad, las familias y la economía, con la mortalidad prematura y los años de vida perdidos».

 

En este empeño ha sido esencial diseminar la tecnología a todo el territorio nacional, a partir de que la especialidad está organizada en las tres regiones: Oriental (Cardiocentro de Santiago de Cuba), Central (Cardiocentro de Villa Clara) y Occidental, con instituciones en la capital como el Cardiocentro pediátrico William Soler, el Instituto Cubano de Cardiología y Cirugía Cardiovascular, el Hospital Hermanos Ameijeiras y el Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas (Cimeq).

 

ATENCIÓN AL CORAZÓN DE LA MUJER
«La rigidez de la visión centrada solo en el hombre como el de salud cardiovascular “más vulnerable” ha producido sesgos en el momento del diagnóstico, los métodos de exploración, la valoración de la normalidad en los análisis clínicos y en la aplicación de terapias sin ninguna diferenciación por sexo», coincidieron los expertos participantes en este encuentro.

 

Los factores de riesgo coronario, las similitudes y diferencias según el género, la presentación clínica de la enfermedad cardiaca isquémica en la mujer, la evaluación diagnóstica actual y el intervencionismo coronario percutáneo en la mujer, e incluso el debate sobre el género como factor de riesgo en cirugía coronaria, fueron los puntos abordados por los doctores Reinaldo de la Noval, Damaris Hernández, Amalia Peix, Leonardo López y Ángel Paredes.

 

La principal alerta fue la creciente prevalencia de factores de riesgo como la obesidad, la diabetes, la hipertensión y el tabaquismo en las mujeres en el mundo y en nuestro país, lo cual nos obliga a colocar la mirada con enfoque de género, en la especialidad, «y no dar la espalda al corazón de la mujer», plantearon los expertos.


- Alrededor de 700 profesionales, entre ellos 500 cardiólogos cubanos de todo el país y especialistas vinculados con todos los campos de la salud cardiovascular, se dan cita hasta hoy.

 

- El objetivo es intercambiar experiencias y actualizar conocimientos relacionados con la promoción de salud, prevención, tratamiento médico, intervencionista, quirúrgico y de rehabilitación de pacientes con distintas formas de enfermedades cardio­vasculares, primera causa de muerte en Cuba y en el mundo, o de personas en riesgo de padecerlas.

 

- Este jueves quedó constituido el capítulo cubano en el Colegio Americano de Cardiología, la sociedad cardiológica más importante de Estados Unidos y del mundo. Durante más de 50 años, por problemas políticos y el bloqueo económico, Cuba no había sido considerada para participar en ninguna de sus actividades; este hecho demuestra el alto nivel científico alcanzado por la cardiología cubana.

 

- El haber contado con la presencia y las conferencias inaugurales de Valentín Fuster, calificado como el cardiólogo más famoso del mundo; y David Wood, presidente de la Federación Mundial del Corazón, en este evento, reafirma el prestigio de la medicina en nuestro país.

 

- Con un programa científico integral, los congresos acogen además otras actividades como el Simposio y Taller Nacional de Cardiología Intervencionista, el Foro Global de Prevención y Rehabilitación Cardiovascular, el primer Simposio Cubano de Falla Cardiaca, y el Simposio sobre enfermedades cardiovasculares en la mujer.

 

Por Lisandra Fariñas Acosta | Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Videos


Artículos Relacionados