Patria, mucho más que un periódico

El 14 de marzo de 1892 ve la luz Patria, periódico fundado por José Martí Pérez en New York, con el objetivo de fomentar la independencia de Cuba y Puerto Rico. Del Martí periodista y de la creación de Patria versa este trabajo.

La labor de José Martí en la preparación de la Guerra Necesaria, se hace prácticamente imposible de resumir. En cada lugar que estuvo el Maestro dejó su sello inigualable tanto en los buenos como en los malos momentos.

 

El más universal de los cubanos, José Julián Martí Pérez, inmenso en toda su dimensión, luchador y pensador incansable por la libertad de su patria, se convirtió desde muy temprana edad en un periodista de pluma fuerte, hábil, culta y directa, que llegó a todos y que ilustró a todos, para llevar a la América toda por el verdadero camino de la libertad.

 

Martí comenzó su quehacer por los caminos del periodismo cuando apenas contaba con 16 años cuando el 19 de enero de 1869 junto a su entrañable amigo Fermín Valdés Domínguez publicaron el Diablo Cojuelo, un diario de un solo número que contó con un Editorial escrito por Martí y algunas notas de pura sátira sobre acontecimientos de la época.

 

En el propio año 1869, el 23 de octubre, aparece Patria Libre, ahí además del propio Martí y Valdés Domínguez, participa el abogado Cristóbal Madán y Rafael María de Mendive, quien influyó como nadie en las ideas revolucionarias y en la formación intelectual del apóstol cubano.

 

A lo largo de su vida y de su peregrinar por América Latina José Martí, se sirvió del periodismo y lo convirtió en un arma de lucha, para aglutinar a los pueblos, creía firmemente en la fuerza de la palabra escrita y a través de ella supo empinar a los hombres, unirlos, forjar la estirpe de un hombre nuevo y llevarlos a entender la vital importancia de una guerra necesaria, porque urgía la independencia de Cuba y la de Puerto Rico, había que impedir a tiempo que los Estados Unidos se extendieran sobre nuestras tierras de América.

Martí fue un corresponsal completo, tuvo que andar de prisa, por muchos lugares en su afán de preparar la guerra y fue precisamente en la corresponsalía que encontró una forma más activa y eficaz de hacer periodismo, para llegar a todos de manera más directa.

Desde cada trabajo periodístico como corresponsal hacía Revolución, enseñaba, y veía en el ejercicio del periodismo un deber sagrado, sobre periodismo escribió:"... no es el oficio de la prensa periódica informar ligera y frívolamente sobre los hechos que aparecen o sincerarlos con mayor suma de afectos o adhesión. Toca a la prensa encaminar, explicar, enseñar, guiar, trabajar. Tiene la prensa periódica altísimas misiones: es la una explicar en la paz y la lucha y aconsejar, es la otra hacer estudios de las graves necesidades del país, fundar sus mejoras y facilitar la obra de la administración que rige.

Odio la pluma que no vale para clavar la verdad en los corazones, y sirve para que los hombres defiendan lo contrario de lo que les manda la verdadera conveniencia, que está en el honor, y nunca fuera de él.
El periodismo ha de ser culto, que lo sea la virtud. No debe hacerse de la pluma arma de satírico sino espada de caballero."

 

Dada su experiencia como periodista y sabedor de la necesidad de llevar las ideas independentistas a las masas, Martí idea crear un periódico que se convertiría en el exponente de las ideas independentistas y en el vocero del partido Revolucionario Cubano que estaba apunto se surgir como organización política única para dirigir la guerra sin repetir errores del pasado.

Así llegó el 14 de marzo de 1892 y vio la luz entonces el primer número de Patria, ese fue el nombre dado al diario, y no podía ser otro porque era el futuro de la Patria el que estaba en juego.

 

"Nace este periódico, a la hora del peligro, para velar por la libertad,... para contribuir a que sus fuerzas sean invencibles por la unión,... y para evitar que el enemigo nos vuelva a vencer por nuestro desorden."

Desde el este texto inicial se podía apreciar la convicción de José Martí en la unidad como factor fundamental para lograr la victoria, y al tiempo la seguridad de podían lograrla.

 

Martí en la primera edición de Patria deja bien claro el papel de la prensa ante los restos que enfrentaba, pero su legado universal y la fuerza de sus palabras cobran veracidad hoy día ante los retos actuales que enfrenta el periodismo cubano.

"Una es la prensa, y mayor su libertad, cuando en la república segura se contiende, sin más escudo que ella, por defender las libertades de los que las invocan para violarlas, de los que hacen de ellas mercancía, y de los que las persiguen como enemigas de sus privilegios y de su autoridad. Pero la prensa es otra cuando se tiene en frente el enemigo.

Entonces, en voz baja, se pasa la señal. Lo que el enemigo ha de oír, no es más que la voz de ataque".
En misiva redactada el 10 de abril de 1895 a Gonzalo de Quesada y Benjamín Guerra les recomienda:"(...) Patria ha de ser ahora un periódico especialmente alto y hermoso. Antes, pudimos descuidarlo, o levantarlo a braceadas; ahora no. Ha de ser continuo, sobre las mismas líneas, afirmando con majestad lo contrario de lo que se afirma de nosotros. (...) A lengua sinuosa nos están batiendo: cerrémosles el camino a mejor lengua, la hermosa..."

 

El periódico Patria se convertiría en el corazón del Partido Revolucionario Cubano, al tiempo que demostró la elevada estatura de Martí como político y dirigente revolucionario.

Con Patria se fortaleció la emigración y se avivó la llama de la independencia en los cubanos de la Isla. Desde sus páginas conocimos la realidad de América y la verdad que nos rodeaba, el apóstol nos mostró de forma directa el verdadero peligro que nos acechaba.

 

No hay mejor homenaje que el sacrificio diario para logar el bienestar y la felicidad del pueblo. Así como Martí confió en su diario, en su Partido y en un futuro con todos y para el bien de todos, nosotros los cubanos de hoy, seguimos su legado y lo vemos multiplicado en cada revolucionario y echamos nuestra suerte con los pobres de la tierra y hacemos causa común con los oprimidos y le conocemos muy bien la entrañas al monstruo.

 

Nadie mejor que el doctor Armando Hart Dávalos para definir el legado universal de Patria y el talento inigualable del Martí periodista: "... escondido en el ropaje hermoso de una literatura que era la mejor de su época en habla española, (...) el más acabado pensamiento político de Nuestra América."

Artículos Relacionados