Mensaje de la delegación cubana que participa en los XXXI Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, Brasil

Querido Fidel:

Dichosos nos sentimos —un día como hoy— de tenerlo entre nosotros. Felices y or­gullosos estamos los que este 13 de agosto, contra vientos y mareas, nos sumamos a las felicitaciones por su 90 cumpleaños.

 

Gracias por confiar siempre en los jóvenes, gracias por habernos permitido llegar como atletas a los lugares más altos, gracias por hacer que el deporte cubano, conquista de nuestra Revolución, goce de prestigio a nivel internacional.

 

Gracias por concedernos que tantas generaciones de hombres y mujeres de las clases más humildes de nuestra sociedad, de lo más valioso de nuestro deporte, ocupen hoy lugares cimeros.

Cuánto podría decirse en una ocasión co­mo esta de quien tanto ha significado y significa como deportista y estratega invicto.

 

Cómo obviar tantos y tantos momentos y circunstancias en que nuestro país ha brillado con luz y voz propias en cada evento competitivo, gracias a su sabia, certera y serena conducción.

 

Usted ha disfrutado junto a nuestro pueblo nuestras glorias y victorias, compartido derrotas y tristezas, y alentado nuestros sueños.

 

Cómo no festejar entonces desde aquí, a partir de lo que sentimos desde lo más íntimo del corazón, el enorme privilegio de coincidir en su tiempo.

 

A usted están y estarán dedicados cada triunfo que logremos porque estamos comprometidos con nuestra historia.

Muchas Felicidades
¡Hasta la Victoria Siempre!
Río de Janeiro, Brasil, 13 de agosto del 2016