Cuba, será Granma

La Serie Nacional de Béisbol número 56 acabó hace solo unos días con el triunfo merecido e inesperado de Granma, equipo que conquista el cetro cubano por primera vez en su historia tras 40 años de series nacionales. Los alazanes de Carlos Martí se ganaron además el derecho de representar a la pelota cubana en la venidera Serie del Caribe, que además podría ser la última en que intervenga nuestro país.

 

granma-campeon-pelotaAl inicio de la Serie Nacional 56 de la pelota cubana la gran mayoría de los aficionados y los entendidos, incluido nuestro equipo de reporteros daban como grandes favoritos para el título al Matanzas de Víctor Mesa, y al Ciego de Ávila de Roger Machado, por demás campeón defensor por dos campañas sucesivas, la 54 y la 55 Serie.

 

Detrás de esos pronósticos estaban Pinar del Río, Industriales y quizá Villa Clara, pero nadie más. Granma con la baja de uno de sus mejores bateadores Yordanis Samón quien se había mudado al equipo multiprovincial de Matanzas y la ausencia de Alfredo Despaigne, con contrato en Japón, no entraba en los planes de casi nadie que no fuera granmense o dirigiera ese equipo de pelota.

 

Desde el inicio Matanzas y Ciego fueron consolidando su paso y haciéndose más fuertes candidatos al título, los muchachos de Víctor Mesa con el equipo más fuerte de cuba por mucho, aplastaron a todos en la primera vuelta, y al termino de la etapa regular implantaron un record de victorias de 70 éxitos y solo 20 reveses en 90 juegos de pelota, mientras ciego terminaba segundo. No se verían las caras en semifinales Matanzas jugaba ante el cuarto puesto, Granma y Ciego con el tercero Villa Clara, la final Víctor Mesa-Roger Machado, la más mediática de Cuba ahora mismo, era casi un hecho.

 

Ciego se deshizo de Villa Clara en seis juegos, lo hizo con claridad, sin muchos problemas, consolidó su posición de favorito, en tanto Matanzas llegaba al Victoria de Girón yumurino con la serie 3-2 a su favor y solo una victoria lo separaba de la final, y tras su demostración en Bayamo donde había triunfado dos veces pocos pensaron en la remontada de Granma.

 

Pero en la vida y el deporte es parte de ella, las cosas no se merecen se conquistan y para eso hace falta fe, determinación, coraje, entrega y confianza superior en uno mismo, y ese fue el gran merito de Granma.

 

Pero antes de la semifinal, Carlos Martí había escogido tres refuerzos de lujo, Noelvis Entenza, el llamado domador de cocodrilos, pues les había ganado tres en la campaña regular, uno con Industriales y dos con Holguín, y a los jugadores de cuadro Yunior Paumier, Yordán Manduley, y eso cerró una alineación de lujo y redondeó una línea central de equipo Cuba, ahora Granma en el papel tenía un gran equipo, sin fisuras.  

 

Así le endosó los dos partidos decisivos a Matanzas en tierra de los cocodrilos y fue como retador ante Ciego de Ávila que seguía siendo el favorito de muchos.

 

Lo acontecido en la gran final de la serie 56 de la pelota cubana no lo habría adivinado ni el mismísimo Nostradamus, barrida de Granma sobre Ciego de Ávila, algo impensado.

 

Antes de la final Roger Machado, timonel de los ahora subcampeones nacionales había hablado a la prensa de que tradicionalmente ellos le jugaban muy bien a los alazanes, y que este equipo no tenía experiencia en finales, honestamente nos pareció que el mentor avileño subestimaba a los granmenses, y mira si estos le salieron respondones que para no estar acostumbrados a jugar finales les ganaron tres juegos por una carrera y uno por paliza.

Lo que quizá no tuvo en cuenta Roger a la hora de hacer su afirmación era que Paumier, Manduley, Frank Camilo, Entenza, Lárazo Blanco, Despaigne, Miguel Lahera, Avilés, Roel Santos si tiene experiencia en los grandes momentos.

 

granma-campeon--cubaMuchos son los héroes de Granma, en este más que merecido y justo triunfo, pero primero Carlos Martí, quien ha entregado a la pelota su vida, y a Granma su corazón. El triunfo es de todos, los que jugaron y los que no, los alazanes cabalgaron por fin a la inmortalidad de la pelota cubana y tendrán el honor ahora de representarnos en la venidera Serie del Caribe.

 

Precisamente sobre el desafío caribeño el mentor Carlos Martí planteó que de su equipo solo asistirán 16 peloteros al evento, lo que demuestra que serán 12 los refuerzos que lleve a tierras mexicanas Granma, otra vez será un equipo Cuba, pensando en el Clásico Mundial de marzo, y otra vez se será injusto con muchos que aportaron a la victoria de Granma.

 

Que el equipo necesita algunos lanzadores es cierto, tal vez cinco o seis brazos, y tres jugadores de posición y buenos bateadores, por lo que 7 u 8 refuerzos serían suficientes e irían a la serie caribeña tres o cuatro granmenses más.

Por cierto una Serie del Caribe que tiene por ahora asegurado sólo a los alazanes de Granma, mientras en Venezuela, Puerto Rico, República Dominicana y el país sede México, se busca al campeón pues ya todos juegan sus play off finales.

 

A los nuevos campeones de la pelota cubana el calendario de la cita caribeña que se jugará en la ciudad mexicana de Culiacán, les depara su primer compromiso el primero de febrero ante el monarca de dominicana, descansarán el día dos de febrero y jugarán el tres ante el equipo que represente a Puerto Rico, para luego el cuatro hacerlo frente al campeón de Venezuela y el cinco ante su homologo mexicano.

 

Las semifinales serán el día seis de febrero y la final el siete, por lo que el equipo criollo deberá ajustar bien su plan de picheo, del que Lázaro Blanco debe ser por derecho su caballo de batalla inicial.

 

Que refuerzos podrían ir al equipo Cuba, Vladimir García, José Angel García, Erlis Casanova, Yoannis Yera, Jonder Martínez y Liván Moinelo, y como jugadores de posición Yordanis Samón,  Osvaldo Vásquez, y un jardinero que podría estar entre Víctor Víctor Mesa, Edilse Silva o quizá quien fuera líder de bateo del campeonato el matancero Jefferson Delgado, así serían nueve los refuerzos, pero sabemos que en la Comisión, que por cierto anda sin comisionado oficial, no piensan así.

 

A toda Granma que disfrute si primer título como monarca de Cuba, a sus peloteros a su afición que fueron 40 años de larga espera, ahora solo desearles que sigan jugando con esa pasión, con esa entrega y esa alegría, que en la serie del caribe se vean los rostros sonrientes que en todo momentos vimos en la gran final, por ahora, ahora toda Cuba se volverá un solo caballo, Granma.

Videos


Artículos Relacionados