IV Clásico Mundial de Béisbol: Cuba cumplió

Cuba clasificó a la segunda ronda del  IV Clásico Mundial de Béisbol, tras derrotar a Australia en un gran juego de pelota disputado de principio a fin en el Tokio Dome, al imponerse cuatro carreras por tres.

 

Espero ahora que aquellos que criticaron la estrategia del mentor cubano Carlos Martí de reservar el mejor picheo para ese crucial partido callen y acepten su equivocación. A nuestros mejores lanzadores le batearon 13 hits y le dejaron 16 hombres en bases, a los de segunda línea creo, los masacraban.

 

Lo cierto es que el principal objetivo del equipo se cumplió, se avanzó a la segunda ronda del Clásico y se consumó la clasificación para el quinto que será en 2021. Ahora viene la etapa más difícil, pero ya nos quitamos la presión de encima.

Sinceramente y de acuerdo a nuestras posibilidades reales con el equipo que tenemos en la competencia lo que podamos ganar de ahora en adelante debe ser considerado como proeza.
 
A los muchachos agradecer una vez más su entrega, pero no con consignas o frases hechas, si no porque han demostrado tener coraje y alegría, y a Carlos Martí agradecerle igual el dejarlos hacer sobre el terreno de juego sin griterías ni aspavientos, al final somos tan profesionales en esto de la pelota como cualquier equipo del mundo.

 

A Cuba le toca abrir dentro de unas horas la segunda ronda del Clásico en Asia frente al sorprendente Israel, que clasificó invicto tras barrer a Corea del Sur, Taipei de China y al poderoso Holanda. Frente a Cuba es favorito por lo que han hecho sus peloteros de grandes ligas y ligas menores, el equipo se vio bien sobre el terreno sobretodo su ofensiva.

 

Un pronóstico realista sería decir que Cuba no gana otro juego pues somos inferiores a Holanda y Japón, pero el terreno decía algo similar y a Japón le dimos guerra y a los grandes ligas australianos del picheo le ganamos.

 

Cuba no lució mal frente al mejor picheo de su grupo, 21 incogibles, con seis extrabases, dos jonrones, y 10 carreras producimos frente a Japón y Australia respectivamente, nada mal para bateadores que a excepción de Despaigne no ven nunca un picheo parecido.

 

Lo que quiero decir es que es mejor esperar y ver que hacen los muchachos ahora con menos presión, ya con la tarea hecha. Ojalá y los dirigentes de caras largas de nuestra pelota, Higinio Vélez y compañía, no le hayan metido en la cabeza que las semifinales en San Diego son meta obligatoria.

 

Una cosa me preocupa y es la pasividad que he visto en Carlos Martí a la hora de tomar decisiones sobre todo con la alineación, por ejemplo en el octavo Gracial debió tocar la bola y enviarse a Alarcón por Benítez que está luciendo horrible, y muy presionado, el intermedista lleva entra la gira y el Clásico dos hits en más de treinta turnos al bate.

 

Al igual que se debió entrar a Víctor Víctor por Céspedes que no se encontró nunca con un picheo de mejor nivel y mejor escrutinio. Benítez debe ir al banco y probar con Manduely,…y pensar que Juan Carlos Torriente ve el Clásico televisión mediante.

 

En fin, Cuba clasificó, y sigue vivo, y demostró una vez más que en el juego bueno es un equipo peligroso, incomodo, ahora a seguir guapo y fajao, y a tratar de sorprender a Israel. Yo, orgulloso de lo hecho por nuestros peloteros, cumplieron de acuerdo a sus posibilidades, ahora hay que matarlos en el terreno, pero al menos recuperaron un poco el aquello de que en la pelota a Cuba se respeta, al menos más, de lo que muchos por ahí pensaron.

Videos


Artículos Relacionados