Reino Unido reconoce impacto negativo de sanciones contra Rusia

Londres, 30 jul (PL) El ministro británico de Relaciones Exteriores, Philip Hammond, reconoció hoy el impacto negativo para su país de la aplicación de un nuevo paquete de sanciones contra Rusia, por su posición en la crisis ucraniana.

Hammond declaró que sería ingenuo pensar que la puesta en práctica de restricciones en el sector financiero, energético y militar contra Moscú de ninguna forma perjudicarían a Reino Unido, señaló la cadena pública de radio y televisión BBC.

 

El jefe de la diplomacia británica, quien hasta hace poco dirigió la cartera de Defensa, señaló que en el afán de presionar al Kremlin era necesario "soportar el dolor" del impacto de esas medidas en esta nación.

Para Hammond, la participación de la banca en la City de Londres (centro comercial británico) es limitada.

Sin embargo, estadísticas rusas manejadas por la prensa local destacan que hasta 2010 Reino Unido acumulaba inversiones en Rusia por 20 mil 500 millones de dólares, de un total de 300 mil 100 millones, para situarse en el cuarto lugar en ese renglón.

 

Las sanciones aprobadas ayer, en coordinación con Estados Unidos, incluirían al Banco Central de Rusia, el Vneshtorbank (VTB), Bank of Moscow y Russian Agricultural Bank, todos con la mayoría de los activos bajo control del Estado ruso.

 

Tales sanciones podrían afectar hasta un tercio del Producto Interno Bruto de Rusia, especula la prensa capitalina.

 

Europa afirma que desea con ello presionar a Rusia para que suspenda la supuesta entrega de armas a milicias federalistas en las regiones de Donetsk y Lugansk, en el sureste ucraniano, bajo una cruenta ofensiva desde abril pasado, con saldo de cientos de muertos.

 

Moscú, que desmiente cualquier entrega de armamentos a los grupos de autodefensa, como si lo hace oficialmente Occidente en el caso de las autoridades de Kiev, desconoce al gobierno ultraderechista que llegó allí al poder en febrero pasado, tras un golpe de Estado.