Melba junto a sus compañeros del Moncada

SANTIAGO DE CUBA.—Las cenizas de la Heroína del Moncada, Melba Hernández Ro­dríguez del Rey, fueron depositadas, este martes, en el Mausoleo de los Mártires de la Re­volución, del cementerio Santa Ifigenia, don­de descansará junto a sus 38 compañeros caídos en la gesta moncadista, y los de su hermana de lucha, Haydée Santamaría Cuadrado.

Presidiendo el sitio, muy próximo al mausoleo de nuestro Héroe Nacional José Martí, como eterno recuerdo y admiración se en­contraban las ofrendas florales del Co­man­dante en Jefe Fidel Castro Ruz, del General de Ejército Raúl Castro Ruz, del pueblo de Cuba y de sus familiares, así como la bandera cubana con un lazo negro en señal de luto, y la del M-26-7.

 

En presencia de los miembros del Buró Político del Partido, Comandante de la Revo­lu­ción Ramiro Valdés Menéndez, General de Cuerpo de Ejército Abelardo Colomé Ibarra y Esteban Lazo Hernández, integrantes de la Unidad de Ceremonia de las FAR portaron la urna cineraria y las distinciones de Melba, entre las que sobresalen los títulos de Heroína de la República de Cuba y Heroína del Trabajo.

 

Momento de profunda emoción sobrevino cuando Manuel Enrique Montané, sobrino de Melba, tuvo a su cargo la colocación de la pequeña urna de madera en un nicho aledaño al ocupado por Haydée, y simultáneamente con el Himno Nacional interpretado por la Banda de Música del Estado Mayor General, tres descargas de fusiles rindieron honores militares a la ejemplar combatiente.

 

Al despedir el duelo, el también Vice­pre­si­dente de los Consejos de Estado y de Mi­­nistros, y compañero de Melba en el Mon­cada, Ramiro Valdés Menéndez, resaltó el intenso accionar revolucionario reflejado aquel 26 de julio, en los preparativos de la expedición del Granma y la incorporación al Tercer Frente en la Sierra Maestra, así como los valores humanos que a lo largo de su vida la distinguieron.

 

De manera significativa, destacó la relación especial que la unió al General de Ejército Raúl Castro, quien para ella fue siempre como un hermano menor, y la fidelidad sin vacilación e identificación de pensamiento que profesó hacia el Comandante en Jefe Fidel Castro, desde que lo conociera en mayo de 1952.

 

“Melba Hernández —enfatizó—, regresa definitivamente junto a sus compañeros de lucha. Sus cenizas reposarán para siempre en este Retablo de los Héroes, para que las presentes y futuras generaciones puedan rendirle, a ella también, el homenaje que merece una vida fecunda dedicada por entero a Cuba y a la Revolución”.

 

Fallecida el 9 de marzo último, las cenizas de Melba permanecieron hasta este mo­mento en la sede del Ministerio de las Fuer­zas Ar­madas Revolucionarias, en La Ha­bana, lugar adonde el General de Ejército Raúl Castro Ruz acudiera a rendirle tributo y a ofrecer sus condolencias a los familiares presentes.

 

Junto a una representación del pueblo santiaguero, asistieron además a la ceremonia militar Rolando Alfonso Borges, jefe de Departamento del Comité Central, Lázaro Expósito, primer secretario del Par­tido en la provincia; Yuniasky Crespo y Teresa Ama­relle, máximas dirigentes de la UJC y la FMC, respectivamente, todos miembros del Co­mité Central, así como familiares de Melba.

 

Autor: Eduardo Palomares Calderón | Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Videos


Artículos Relacionados

Variados