"Una piedra que emociona"

Conocer personalmente el monolito que se erige en la ciudad de Santiago de Cuba con las cenizas del Comandante en Jefe Fidel Castro, fue la experiencia más emocionante que ha vivido en su vida la pionera de cuarto grado del poblado de San Antonio de Río Blanco, Liz Lauden Domínguez Barroso.


Liz Lauden Domínguez: “Era una piedra grande y me emocionó mucho, porque pude ver que todos los héroes tenían algo lindo de ellos y al ver aquella piedra tan enorme me entraron muchas ganas de llorar. “Mi mamá iba a Santiago a otra cosa, íbamos con amigos y familiares también, entonces yo le pedí a mi papá y a mi mamá que yo quería ir al cementerio para conocer a Fidel, ellos me dijeron, vamos a ver Liz, y yo les dije, ¡dale mamá, dale mamá! Al final me dijeron que me iban a llevar para que conociera la piedra donde estaban las cenizas de Fidel y de la que tanto se hablaba. Hasta mi familia lloró y todo, mi mamá tampoco pudo conocerlo pero sí se impresionó mucho y yo también”


P: Muy conmovida por aquel suceso, Liz explicó a esta reportera todo aquello que sintió una vez parada ante la piedra.
Liz Lauden Domínguez:“Sentí una emoción por arriba porque fue para mí como si hubiese conocido a Fidel, y no sé explicarlo pero fue una emoción muy grande, sentía algo muy grande dentro del pecho aquí oprimiéndome, porque aunque yo no lo hubiese conocido yo sentí ahí en ese momento que lo conocí. Después le dije mamá, mamá, conocí a Fidel y ella me dijo, si no lo conociste Liz y le respondí, mami es como si lo hubiera hecho, y me dieron ganas de llorar”


P: ¿Y por qué te dieron ganas de llorar?
Liz Lauden Domínguez:“Lo que me dio ganas de llorar fue pensarlo muerto dentro de aquella piedra, pero a la vez me dio alegría porque Fidel fue quien nos salvó, quien nos brindó esta paz con la que hoy todos los niños cubanos viven, y sí, no lo pude conocer personalmente pero sí pude conocer sus cenizas” (llorando)


P: De mucho le sirvió ese viaje a la pionera de San Antonio de Río Blanco Liz Lauden Domínguez.
Liz Lauden Domínguez:“El viaje me sirvió para reflexionar como pionera todo lo que hago a diario en la escuela, en la casa, en mi barrio, sentí alegría dentro de la tristeza, porque Fidel fue un hombre bueno que luchó mucho por la revolución Cubana y esas cosas no se olvidan nunca. Hoy me siento mejor pionera porque realmente esa es una piedra que emociona”


Sin lugar a dudas la vida de Liz Lauden Domínguez Barroso cambió desde aquel viaje, momento en su vida que vistió el alma de la pionera de todo esa admiración que merece aún en la eternidad las emociones que despierta la figura del invicto Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz.