La voz del pueblo, en la voz de Fidel, se crece

Así emerge el ser humano desde su naturaleza básica y avanzando por el camino de su evolución. Aún sin saberlo, cambia todo lo que debe ser cambiado. Porque el camino de convertir su potencialidad en su realidad, su raíz en su realización plena, es el camino de su autotransformación. No cambiar es perecer.

El más martiano de todos los cubanos

Una generación de jóvenes audaces, liderados por Fidel Castro Ruz, logró derrotar a una de las dictaduras más sangrientas y bien armadas de América Latina. El 1ro. de enero de 1959, desde el parque Céspedes de Santiago de Cuba, el Comandante en Jefe expresaba su compromiso con el pueblo cubano:

Las bases de nuestro patriotismo

A fines del siglo XIX era ya inimaginable una Revolución social auténtica que no ubicase sus sueños de redención en el ser humano, una atalaya que desborda los límites de la raza y la nación. La democracia griega excluía a los esclavos y a las mujeres y –sin extenderme en ejemplos de otras épocas– los ideólogos de la Revolución burguesa se desentendían, además, de los pueblos colonizados.

 

Banner Fidel, humanista

Son numerosas las referencias de quienes trataron con frecuencia a Fidel o de quienes compartieron con él, ya fuera a solas o en grupos, acerca de su constante preocupación por atender los más diversos asuntos propios de esas personas o de cualquiera otra relacionada con él o con su trabajo. Tales testimonios rememoran ejemplos y momentos diversos, desde los preparativos para el asalto al cuartel Moncada hasta sus años finales, cuando su vida pública se redujo notablemente.

Una especie que tiene prohibido no soñar

La vida de un revolucionario se resume en un batallar sin tregua, sin reposo, en pos de una causa. Llevados por una fe inquebrantable en la victoria, permanente espíritu de optimismo, y movidos por los más puros valores y convicciones que alimentan las ideas, los revolucionarios son capaces de desafiar tempestades y cambiar el mundo.

Videos


Variados