“Humorísimo… 30 años con la fórmula”

La primera vez fue el 12 de junio de 1988, hace exactamente 30 años. Fue el inicio de una especie de locura creativa y desenfrenada, y que al definirlo así, suele despertar cierto rechazo, pero en sus orígenes fue todo lo contrario; total, brutal, y utilizando ahora los nuevos términos de las redes sociales… Viral.


emisora-radio-jarucoQuién escribió desde entonces y hasta la actualidad, y que en buena hora lo diga por su perfecta salud; fue una mente que planeó provocar sensaciones extrañas y raras en quienes le escuchaban.


Pedro González Bernal, apodado como Peyi, y no precisamente en alusión a esa golosina sabrosa que disfrutan los niños y niñas, bueno, también los que estamos mayorcitos; pero eso no tiene mucho que ver con mi historia.
Resulta que este señor logró reclutar a un grupo de hombres y mujeres que se unieron a su clan para asaltar casi todos los hogares, centros laborales, automóviles, en fin, donde quiera que se encontrara un radio receptor.


Su plan fue cobrando fuerza, y comenzó a cuajarse y convertirse en un proyecto que contaminaba, que se hacía irresistible. La estrategia del señor Peyi y sus secuaces, incluso, provocó que muchas familias jaruqueñas detuvieran todas sus acciones en los medio días dominicales para sentarse a escuchar esa gran inventiva. Un producto radiofónico que detenía el tiempo para aumentar la adrenalina y relajar tensiones.


Los síntomas llegaron a ser innumerables pues el tan bien diseñado programa del compañero González Bernal, fue todo un éxito. Les hablo del súper experimento de 15 minutos de duración denominado… Humorísimo, el programa.
Y bueno cambiando un poco el tono, claro; de otra manera no podía ser, ya arribamos a las tres décadas de un espacio que no se deja caer; pues siempre está en constante movimiento, y que tal vez esa haya sido siempre la fórmula, el dinamismo en sus temas, chistes, actuaciones, ritmo y sonoridad; todo un andamiaje para lograr permanecer en los corazones de los “humorísimos…” tal y como define Peyi a nuestros oyentes.


Bocadillos cortos, pero certeros, con un toque de ironía, una pizca de sátira, y unos segundos de fuego lento para que se sienta el sabor a la crítica social de nuestra comunidad.


Humorísimo, ha sido y es casa de varios locutores y actores, que lejos de dramatizar un texto durante los trabajos de mesa y las grabaciones en estudio, resulta un aliciente en momentos de tensión, de agravios familiares, y de hasta repulsión ante un chistecito que a veces suelen ser… como decimos popularmente, un clavo, pero bueno esa también es parte de nuestra dinámica. Vaya, como diría el mismo director del espacio, Peyi, no todo puede ser perfecto, algo se le tiene que escapar no?


30 años de Humorísimo, tal vez por la edad, ya es un joven, pero que va, sigue siendo ese niño travieso y sonriente que todos esperan en casa y que nosotros, los que estamos dentro también anhelamos cada semana.
Veámoslo y escuchémoslo siempre como el Humorísimo que no pasa de moda, el programa que sorprende en los eventos provinciales y nacionales, el sonido que relaja y se agradece, el espacio para los amigos que se quieren bien.


Y aludiendo al tono con que inicié esta crónica de hoy… ojalá y el ingenio de Peyi, el inventor de la risa casi obligada, siempre se mantenga ahí, intacto, y con el mismo espíritu de aquel 12 de junio de 1988. Humorísimo… la fórmula.

 

Foto : Yuniel Rodríguez

Videos


Artículos Relacionados