Un Foro por la Justicia y la Paz

Este fue sin duda un Foro por la justicia y la Paz en el continente Latinoamericano, y que mejor escenario que Cuba para hacer llevar al mundo el mensaje de apoyo a todas nuestras naciones hermanas.


Quiero detenerme en la Declaración final del Vigésimocuarto Foro de Sao Paulo, que concluyó este martes en La Habana y en el cual convergen muchos aspectos que llaman a velar por la unidad y hermandad.


Aquí quedó claro que nuestros pueblos deben continuar trazando alianzas para luchar contra la ofensiva de la derecha regional y las maniobras y coyunturas que debe construir la izquierda, sobre todo, dando frente a las guerras mediáticas y a las constantes campañas hegemónicas de los Estados Unidos.


Siguiendo muy de cerca cada instante de la cobertura periodística de los medios nacionales y los extranjeros acreditados al encuentro, coincidí por completo con un titular que anunciaba la multinacional Telesur, el cual afirmaba: “Latinoamérica y el Caribe siguen en pie de lucha”, frase en concordancia con el documento final leído por la secretaria ejecutiva del 24 Foro de Sao Paulo, Mónica Valente, quién además dijo: “Seguimos en pie de lucha ante los efectos de una ofensiva reaccionaria, conservadora y restauradora neoliberal de las élites mundiales" impulsadas por el capitalismo del Gobierno de los Estados Unidos, sus aliados y las clases hegemónicas.”


En otro momento de su intervención Mónica Valente dejó claro que: igualmente: "Condenamos la guerra no convencional de Estados Unidos y sus aliados contra la Revolución Bolivariana, la que se ha vuelto el objetivo estratégico inmediato a derrotar por el imperio. Es, por tanto, nuestro objetivo mayor de solidaridad en estas circunstancias". Permaneceremos en alerta contra la intervención hacia Venezuela”.


Los presentes en el Foro exigieron durante tres días la libertad inmediata del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, el bloqueo estadounidense contra Cuba, la situación social en la Argentina de Macri, la independencia de Puerto Rico, el avance de la derecha en naciones como Chile, Colombia o Paraguay, entre otras luchas populares.


Las ideas quedan definidas una vez más, ahora lo que corresponde a nuestros pueblos progresistas es ponerlas en prácticas y continuar exigiendo en otros continentes la verdad de nuestra región.


Tenemos que alzar las voces por la Paz y la Justicia, por las causas justas, por las relaciones entre las naciones, por  la libertad definitiva.

Videos


Artículos Relacionados