¿ Dónde queda la responsabilidad individual de cada ciudadano con su entorno ambiental?

Desde la significativa fecha que es para los cubanos el 13 de agosto, nuestro pueblo inició los debates del Proyecto de Constitución de la República de Cuba. Estos se han desarrollado con la participación activa de los ciudadanos en las comunidades y centros de trabajo; donde, según los sectores económicos, surgen planteamientos y dudas sobre determinados artículos.


trabajadores-de-la-Unidad-Equina-Escaleras-de-Jaruco-1En la Granja Equina Escaleras de Jaruco, la médico veterinaria  Doribel Peña llamó la atención sobre los relacionados con el medio ambiente. Según su criterio, no se hacía alusión a la obligación de los ciudadanos de proteger los animales y las plantas… Se refería, con ejemplos concretos, al maltrato de aves, perros y caballos por parte de sus dueños, con  total impunidad.


Su intervención fue como una alerta. Inmediatamente releí los artículos relacionados con el medio ambiente y sí, la veterinaria tenía razón.


En el Capítulo tres: Derechos Sociales, Económicos y Culturales, el Artículo 86 plantea: Todas las personas tienen derecho a vivir en un medioambiente sano y equilibrado. Pero no aclara que, en correspondencia, tendrán la responsabilidad de protegerlo. Luego leo, el Estado protege el medio ambiente y los recursos naturales del país. Reconoce su estrecha vinculación con el desarrollo sostenible de la economía y la sociedad para hacer más racional la vida humana y asegurar la supervivencia, el bienestar y la seguridad de las generaciones actuales y futuras… Evidentemente se refiere a generaciones humanas, pero no a la supervivencia, el bienestar y la seguridad otras formas de vida.


En primer lugar, el citado artículo 86 deja la responsabilidad de proteger el medio ambiente y los recursos naturales solo al Estado…  y  pregunto ¿Dónde queda la responsabilidad individual de cada ciudadano con su entorno ambiental?


En compensación, en el Capítulo Cuatro: Derechos y Deberes Cívicos y Políticos, el Artículo 91, afirma: El ejercicio de los derechos y libertades previstos en esta Constitución implican responsabilidades.


Son deberes de los ciudadanos cubanos, además de los otros establecidos en esta Constitución


y las leyes:  cumplir los requerimientos establecidos para la protección de la salud y la higiene ambiental;  proteger los recursos naturales y el patrimonio cultural e histórico del país y velar por la conservación de un medio ambiente sano…  


¿Hasta ahí llega la responsabilidad individual? Muy noble en medio de un cambio climático que, de no revertirse, sería el fin de la vida en el planeta como la conocemos hoy. No por gusto al Plan de Estado para el Enfrentamiento al Cambio Climático se le conoce como Tarea Vida… Es que de eso se trata. Está en juego la vida…


Y ahí es dónde identifico la mayor limitación de los artículos vinculados al Medio Ambiente, por que  están redactados desde el derecho del ser humano y no desde el derecho de toda forma de vida a ser respetada.


Las Plantas y los animales conviven con los humanos en un mismo entorno natural. Incluso, estaban aquí antes que nosotros. Cada día, los científicos demuestran que las plantas no son tan insensibles como  creemos, y que los humanos no somos los únicos seres inteligentes en el planeta… Luego, la protección del Medio Ambiente, no debe estar condicionada por lo que representa para nuestro desarrollo sustentable, sino, porque convivimos con otras especies que tienen el mismo derecho que los humanos a vivir en nuestro planeta y en la medida que respetemos ese derecho, sobreviviremos como especie.


Y vuelvo al Comandante en Jefe cuando dijo: “Soñar con cosas imposibles se llama utopía; luchar por objetivos no sólo alcanzables, sino imprescindibles para la supervivencia de la especie, se llama realismo”


Mejoremos, entonces, nuestra Carta Magna para que realmente  responda al desarrollo económico y social sustentable y sostenible en el tiempo que pretendemos los cubanos.

Videos


Artículos Relacionados