Recuerdos de una convocatoria

``Vamos a establecer un sistema de vigilancia revolucionaria colectiva, están jugando con el pueblo y no saben todavía quién es el pueblo; están jugando con el pueblo y no saben la tremenda fuerza revolucionaria que hay en el pueblo´´.


Con esta máxima, vestido de verde olivo y con su gorra de guerrillero, en acto público frente al antiguo Palacio Presidencial, actual Museo de la Revolución, fundaba el entonces Primer Ministro Fidel Castro Ruz, la noche del 28 de septiembre de mil novecientos sesenta, los Comité de Defensa de la Revolución.


Aquel día, Fidel Castro, había regresado tras un histórico discurso en la sede de la Organización de Naciones Unidas. Explicaba a casi un millón de personas congregadas en el Palacio su estancia en Nueva York. En medio del discurso, se escuchó una explosión, luego otra y otras más, pero el pueblo allí congregado respondió con vivas a la Revolución, a su líder y entonando las notas del Himno Nacional.


Los Comité de Defensa nacían como una organización sui géneris, que a solo seis meses de creados, desarticularían a los elementos que pretendían servir de quinta columna a la brigada mercenaria derrotada en Playa Girón.


No solo constituyó un sistema de vigilancia popular frente a ataques terroristas, sino que fue el primero en mover a todo el pueblo en las tareas de defensa de su revolución y las conquistas del Socialismo.


De los CDR surgió la convocatoria para participar en la Campaña Nacional de Alfabetización y la utilización de vacunaciones contra la poliomielitis y otras enfermedades.


La humana misión de las donaciones voluntarias de sangre, partió precisamente de la mayor organización de masas, creada en esta pequeña isla. Son un elemento vital en la salvaguarda de la población cubana, pues con el Sistema de Defensa civil al frente evacúa, durante el paso de ciclones por la isla, a millones de personas que carecen de un hogar en óptimas condiciones.


Si su barrio hoy está embellecido, si en él se erradican vectores transmisores de enfermedades, se limpian y embellecen las áreas aledañas, incluyendo escuelas y otros locales sociales; si se siente cómodo y seguro en él es porque desde su comité sí se defiende y se hace Revolución; es porque sus habitantes permanecen ``con la guardia en alto´´.

Videos


Artículos Relacionados