El pueblo convertido en constituyente

CIEGO DE ÁVILA.– Contextualizados, con abundante inteligencia colectiva, sin preguntas pendientes, transcurren los intercambios acerca del nuevo proyecto de Constitución de la República de Cuba.

 

Todas las propuestas, sin excepciones, serán valoradas por la comisión parlamentaria; y un nuevo proyecto, actualizado, volverá a la Asamblea Nacional, donde se discutirá nuevamente y el texto será sometido a ratificación en referendo popular mediante el voto directo y secreto de cada ciudadano.

 

Los debates devienen en acción democrática, en tribuna popular donde cada quien expone su verdad. Sin embargo, aunque hay artículos, como los referidos a la ciudadanía, la propiedad, el matrimonio... que suscitan mucho debate; otros, como los emanados del Título V: Principios de la Política Educacional, Científica y Cultural, también ocupan el centro de la participación popular, aunque con menos intervenciones, pues para nadie es secreto que, luego de enero de 1959, no se ha descansado en el fomento y la promoción de la historia de la nación, y en la formación de valores éticos, morales, cívicos y patrióticos en los ciudadanos.

 

No es casual que, de las más de 9 200 propuestas realizadas hasta ahora en la provincia, solo 85 tienen que ver con el Título V y sus 13 párrafos, evidencia de que la mayoría coincide en que el Estado orienta, fomenta y promueve la educación, las ciencias y la cultura en todas sus manifestaciones desde hace casi seis décadas.

Al hacer referencia al párrafo 271 (la enseñanza es función del Estado, es laica y se basa en los aportes de la ciencia y en los principios y valores de nuestra sociedad), argumentaron que la enseñanza, en primer término, es responsabilidad de la familia, que debe ser la primera en desarrollar en los educandos una alta formación de valores éticos, morales, cívicos y patrióticos, como aparece en el párrafo siguiente, el 272.

 

Sobre este y otros asuntos relacionados con la creación artística, hubo quien habló de carencia de contenidos, si entendemos el arte como un producto del ser humano, y esto es realmente lo que se encuentra en auténtica decadencia en exponentes de determinadas manifestaciones, sobre todo en la música, donde existen autores y agrupaciones que priorizan los contenidos banales, en beneficio de lo económico y en detrimento de lo social.

 

De igual manera, no fueron pocas las intervenciones en las que se abogó por que en la Constitución se reafirme que la creación artística y sus formas de expresión sean libres, y no se otorgue respaldo a la censura cuando se trata de buenos productos culturales.

Sobre el particular, otras consideraciones versaron en que en el documento sometido a debate debe agregarse que la creación artística en Cuba, aunque libre, respete los valores éticos y cívicos, de la sociedad socialista cubana.

 

DE LA CONSTITUCIÓN DEL 76 A LA CONSULTA POPULAR

-La vigente Constitución, proclamada el 24 de febrero de 1976, constituye la de mayor periodo de vigencia en nuestra historia constitucional. Su elaboración estuvo a cargo de una Comisión conjunta del Partido y el Estado aprobada por acuerdo del Consejo de Ministros del 22 de febrero de 1974.

 

- El anteproyecto fue sometido a consulta popular y una vez recogidos los criterios del pueblo y consultado en el seno del I Congreso del Partido Comunista de Cuba, el texto resultó aprobado en referendo por el voto libre, directo y secreto de la ciudadanía, con un nivel de aprobación del 97,7 % de quienes ejercieron el sufragio.

 

- Es un texto que responde a las circunstancias económicas y sociales del periodo de la construcción del socialismo, y que se nutre de la experiencia constitucional de los países socialistas de la Europa del Este, en particular de la URSS.

 

- Dicha Carta  Magna  estableció un procedimiento de reforma exclusivamente parlamentario, reconociéndose su alcance parcial o total con fórmulas reforzadas de votación, así como la intervención obligatoria del cuerpo electoral ante la modificación de determinados contenidos y no previó cláusulas de intangibilidad.

- El texto tuvo una importante reforma en el año 1992, para dar respuestas a los cambios que en el orden nacional e internacional se suscitaban, a raíz de la caída del socialismo europeo y la desintegración de la URSS, y reflejar los acuerdos adoptados en el IV Congreso del Partido Comunista de Cuba sobre el perfeccionamiento de los órganos del Poder Popular, entre otras cuestiones.

 

- La envergadura de los cambios introducidos conllevó al planteamiento de que se trataba de una reforma total y que por tanto requería su ratificación en un referendo, cuestión que no rebasó la frontera de la academia.

 

- Una última reforma fue llevada a cabo en el año 2002, iniciativa generada por la dirección de las organizaciones de masas, en la que se introdujo en particular un cambio en el mecanismo de reforma y estableció una cláusula de intangibilidad. El cambio en cuestión consistió en eliminar la mención al alcance de la reforma (no se señala si es parcial o total) y definió la irrevocabilidad del sistema político, social y económico socialista y la prohibición de negociar bajo agresión, amenaza o coerción de una potencia extranjera. De ese modo, se blindaba el carácter socialista del sistema y la imposibilidad de su destrucción por vía constitucional.

 

-  Tras el desarrollo del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba en abril de 2011, en que se introducen cambios en el modelo económico cubano y la I Conferencia Nacional del Partido que realizó precisiones en la labor de la organización partidista, se vislumbraba la necesidad de llevar a cabo una futura revisión de la Constitución.

 

- En mayo de 2013, el Buró Político aprobó crear un Grupo de Trabajo presidido por el compañero Raúl Castro Ruz e integrado por 12 compañeros más, para que evaluara los impactos que en el orden constitucional derivaban de las referidas decisiones, al igual que otros cambios necesarios a futuro y a tono con el perfeccionamiento institucional del país. Ese grupo preparó durante un año las bases de lo que sería el proceso de reforma, las que se aprobaron en el Buró Político el 29 de junio de 2014.

 

- Como parte de los estudios se analizó el impacto que en el orden jurídico habían tenido los procesos de Reforma y Renovación llevados a cabo, respectivamente, en China y Vietnam, países que con sus características continúan la construcción del socialismo.

 

- Resultó obligado indagar en los procesos constituyentes más cercanos del entorno latinoamericano, en particular, los que tuvieron lugar en Venezuela, Bolivia, Ecuador; de los más significativos dentro del neoconstitucionalismo iberoamericano. A su vez, un amplio estudio de diversos textos constitucionales y de nuestra historial constitucional, así como de una amplia literatura sobre todos estos temas.

 

- El Grupo de Trabajo sostuvo más de cien reuniones de análisis en diferentes momentos, en las cuales se acercaron las posiciones y proyectaron posibles soluciones. Era necesario no solo responder a la coyuntura económica sino dar respuesta a los retos que a futuro tiene nuestra sociedad.

 

- En febrero de este año, durante varios días, el Buró Político conoció de los estudios realizados y se efectuaron importantes precisiones. Un mes después, el Comité Central del Partido Comunista de Cuba conoció de los resultados, e igualmente formuló distintas recomendaciones.

 

- El Consejo de Estado, órgano que asume la representación permanente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, convocó a una sesión extraordinaria de esta para evaluar el inicio del proceso de reforma, sesión que tuvo lugar el pasado 2 de junio. En ella el Parlamento acordó crear, dentro de sus miembros, una Comisión que preparara el proyecto de Constitución.

 

- La Comisión está presidida por el propio General de Ejército Raúl Castro Ruz y la conforman, además, 32 diputados en representación de diferentes sectores: intelectuales, periodistas, científicos, historiadores, juristas, educadores y dirigentes políticos y de las organizaciones de masas. Dentro de ella se incluyen ocho compañeros de los que conformaban el Grupo aprobado por el Buró Político en el año 2013.

 

- La Comisión trabajó intensamente, teniendo, además, como referencia toda la labor anterior, lo que contribuyó indiscutiblemente a avanzar en la conformación del proyecto.

 

Finalmente, la Asamblea Nacional lo discutió durante dos días (2 y 3 de julio pasados) y luego de su análisis, en que se expresaron diversas opiniones, algunas contrapuestas, se logró alcanzar un proyecto. Debe destacarse que los debates fueron seguidos con interés por la población a través de la televisión y otros medios de divulgación.

 

- Asimismo, el Parlamento acordó someter a consulta popular el proyecto con vistas a enriquecerlo con la participación directa del pueblo, que incluyó a los ciudadanos cubanos residentes en el exterior y nuestras misiones diplomáticas y colaboradores que prestan servicios en otros países. Un claro ejemplo de democracia participativa y efectiva que distingue el proceso y lo hace diferente. El pueblo convertido en constituyente.

 

(Ideas extraídas de la conferencia de Homero Acosta Álvarez, secretario del Consejo de Estado, en la inauguración del Congreso Internacional Abogacía 2018)

 

Videos


Artículos Relacionados

Variados