Opinión

Alerta, interesados al privado

Visitas: 271

Ya es habitual ver en grupos de compra y venta de Facebook publicaciones de muchachas vendiendo al mejor postor fotos, videos y hasta servicios de compañía, ofreciéndose como un producto más.

Y aunque me preocupa la brecha que abren los caminos digitales para este tipo de post, y todo el trasfondo social que la prostitución arrastra, hay una vertiente que me aterroriza.
Imágenes de menores de edad, adolescentes, niñas, que acaban de sacarse las cejas y tirarse las fotos de los 15, en posiciones lascivas, con uniforme de preuniversitario, ofreciendo su cuerpo y la posibilidad de compartir, por un precio, al decir de ellas, razonable.
Y si, lo había visto en grupos de otros municipios, pero ya apareció la primera publicación en Jaruco, y la alarma roja no deja de sonar en mi cabeza.
Tal vez la foto sea un montaje, la robaron o alguien usó la imagen de muchachas que decidieron exponerse públicamente en redes sociales con atributos escolares.
De ser así ¿Hasta qué punto llega la morbosidad de personas capaces de mostrar abiertamente en grupos públicos, a muchachas vestidas de uniforme?.
¿Cómo los administradores de los grupos permiten este tipo de publicaciones? ¿Acaso no hay repercusiones, siguiendo las leyes cubanas, aprobadas recientemente, que regulan el manejo de información en redes? ¿No les molesta ver ese contenido? ¿Y si fueran sus adolescentes?
Es evidente la necesidad de insistir en la responsabilidad de los adultos sobre el contenido que ellos mismos y sus menores publican y gestionan.
No es cuestión de puritanismo, urge formar a nuestros adolescentes en un pensamiento crítico y responsable, tarea que no solo tienen los padres, sino también maestros, medios de comunicación, psicólogos, y todos los agentes educativos.
Ofrecer los cuerpos de mujeres y niñas como mercancía en redes sociales es una forma manifiesta de violencia de género y una herramienta muy bien aprovechada por ese mal tan antiguo que se llama prostitución.
Cómo mismo yo, o usted, vimos el lamentable post de las estudiantes en venta, confío en que las fuerzas del orden lo tengan bajo la mira y sea un problema que se esté manejando.
Alerta padres, maestros. Alerta muchachas. Los espacios digitales tienen muchas ventajas, pero pueden ser un arma de doble filo. Que la dureza de estos tiempos no nos cueste la ternura, ni la moral, para que la belleza femenina sirva para adornar y no para subir precios de un mercado que nos degrada como seres humanos.
Caricatura: Osvaldo Gutiérrez Gómez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Facebook
Twitter
YouTube
Telegram